Un día como hoy, pero de hace 101 años, el mundo asistía a un hito histórico que revolucionaría la forma de movilizarnos por las ciudades: la instalación del primer semáforo eléctrico.

Para celebrar este aniversario, el buscador de Google muestra un curioso “doodle” animado, en el que cada letra de la marca representa un vehículo, que se va moviendo en función de lo que indica el semáforo.

Si este se encuentra en verde, los coches circulan libremente, pero cuando pasados pocos segundos cambia el color rojo, frenan para detenerse, tal y como ocurre en la vida real.

¿Cuál es la historia de este invento tecnológico?

El primer semáfoto eléctrico fue instalado el 5 de agosto de 1914, días después de que empezara la Primera Guerra Mundial. Fue en Cleveland, Estados Unidos, donde entró a funcionar.

Sin embargo, una idea parecida ya se puso en práctica en Londres, en 1868, aunque su uso estaba delimitado al paso de los trenes. El primer aparato moderdo para regular el tránsito fue inventado por Garret Augustus Morgan.

Pronto, este sistema se expandió en Norte América y llegó a Madrid 15 años después, en 1929. Actualmente, Valencia es la ciudad española que tiene más semáforos, concretamente uno por cada 750 habitantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here