Foto: Microsoft

Microsoft ha informado que a partir del próximo 29 de julio, cuando se cumpla un año de la aparición de la última versión de su sistema operativo, la descarga de Windows 10 dejará de ser gratuita y habrá que pagar por la actualización.

Esta decisión obedece a un cambio de estrategia, después de que Windows 10 se haya convertido en el software con mayor ritmo de crecimiento y, según datos de la compañía, ya esté presente en 300 millones de dispositivos a nivel mundial.

Tras este hito, Microsoft retorna a su modelo de negocio tradicional de pago por licencia y pasará a costar 119 euros en su versión básica. Continuará siendo gratis únicamente con la renovación del equipo, que vienen con la última versión ya instalada.

De Windows 10 destaca la incorporación del asistente personal Cortana, del navegador Edge y la vinculación con diferentes aparatos electrónicos desde el PC convencional, lo que ha propiciado que esta versión del sistema tenga el ritmo de adopción más rápido de la historia.

Los usuarios de Windows 7 y Windows 8.1 que quieran acceder a la descarga gratuita antes del 29 de julio pueden hacerlo  desde aquí. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here