Foto: Samsung

Tras una serie de incidencias reportadas acerca del nuevo Galaxy Note 7 de Samsung, la compañía ha suspendido sus ventas a nivel mundial. “Hemos realizado una investigación pormenorizada y hemos detectado un problema en las células/celdas de las baterías”, ha admitido la compañía por medio de un comunicado.

Además, se ha anunciado que a partir del 19 de septiembre se iniciará el proceso de sustitución voluntaria por un nuevo dispositivo para todas aquellas personas que ya habían adquirido el Galaxy Note 7. La primera instrucción es que apaguen su dispositivo y vuelvan a utilizar su teléfono anterior.

“Somos conscientes de las molestias que este proceso puede ocasionarles, pero lo hacemos para garantizar que Samsung siga ofreciendo productos de la máxima calidad a nuestros clientes”, explican desde la empresa, que ha habilitado el número de información gratuito 900 100 807 y la dirección de correo electrónico [email protected] para atender dudas respecto a esta cuestión.

El programa de sustitución contempla tres opciones diferentes. La primera de ellas es cambiar el Galaxy Note 7 por un nuevo Note 7 a partir del 19 de septiembre. Esto podrá hacerse en el punto de venta donde se adquirió el dispositivo o, si se adquirió por la página web, a través del número de contacto o correo electrónico antes referidos.

Las personas que no puedan o no quieran esperar hasta esta fecha, también pueden sustituir inmediatamente su Galaxy Note 7 por un Galaxy S7 o S7 Edge. En este caso le devolverán la diferencia de precio entre ambos dispositivos.

Las personas que no dispongan de un dispositivo anterior, también pueden solicitar un dispositivo de préstamo Galaxy S6 hasta que se le entregue un nuevo Note 7. ” Para quienes realizaron una pre-reserva del Galaxy Note7 y estén a la espera de que se lo entreguen, le pedimos disculpas por el retraso. Estamos trabajando con nuestros partners para enviarlo a la mayor brevedad posible”, explican desde Samsung.

El fallo se debe a un problema con las celdas de la batería

Según las investigaciones realizadas por la compañía el problema del dispositivo está en las celdas de la batería. “Concretamente se produce un sobrecalentamiento de la celda al entrar en contacto el ánodo con el cátodo, lo que es un error muy poco común en el proceso de fabricación”, detalla.

La probabilidad de que pueda ocurrir una incidencia es baja, según la multinacional, pero por seguridad han decidido no correr ningún riesgo y sustituir voluntariamente los dispositivos, lo que ha supuesto una caída importante del precio de sus acciones en bolsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here