Arenas blancas. Sol radiante. Un mar azul cristalino. ¿La Polinesia? ¿El Caribe? No hace falta irse tan lejos. El Mediterráneo es nuestro paraíso. Y está frente a nuestras narices. Conoce cuatro islas mágicas que puedes visitar en la Comunidad Valenciana.

1. Las Columbretes

Las Columbretes forman un pequeño archipiélago de origen volcánico. Están situadas frente a Oropesa, a menos de 50 kilómetros de las costas de Castellón. El conjunto conforma una Reserva Natural y Marina inigualable. Las excursiones a Columbretes son ideales para aquellos turistas que buscan el contacto con una flora y fauna únicas. La lagartija de Columbretes o la alfalfa arbórea son algunas de las especies que solo puedes encontrar allí. Bajo la superficie de las aguas también pueden encontrarse organismos singulares, como el coral rojo o el alga laminaria. Son solo algunos de los cientos de especies que utilizan los fondos marinos de estas islas como refugio natural.

2. Tabarca

La isla de Tabarca se encuentra frente a las costas de Alicante, muy cerca de la ciudad de Santa Pola. Es un lugar para disfrutar de playas solitarias y calas de ensueño. También de un hábitat submarino espectacular. Las aguas que rodean Tabarca están protegidas como Reserva Natural, ya que conforman uno de los ecosistemas mejor cuidados de todo el Mediterráneo. Altamente valorado por los amantes del buceo, los fondos marinos de Tabarca son un paraíso bajo las aguas.

Tabarca es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana, por lo que es posible pasar la noche en algunos de los albergues u hoteles de la zona. Además cuenta con una excelente variedad de restaurantes.

3. La isla del Portitxol

Está localizada al sur de Alicante, a menos de un kilómetro de la costa. Es una isla de forma redonda situada a pocos metros del cabo de la Nao, frente a la ensenada del Portitxol y separada de la costa por un istmo submarino de unos 3 m de profundidad.

Son muy recomendadas las visitas a sus calas desiertas y los descensos submarinos, ya que cuenta con unas espectaculares cuevas bajo la superficie. Además son habituales los avistamientos de grandes bancos de barracudas.

4. La isla de Benidorm

La silueta de este pequeño islote de tan solo 7 hectáreas es inconfundible frente a las costas de Benidorm. Tiene un gran valor ecológico y  paisajístico, además de una gran riqueza submarina para buceadores y submarinistas.

Estas islas son solo una pequeña muestra del tesoro que la Comunidad Valenciana guarda para sus visitantes. Descubre los paraísos que están a la vuelta de la esquina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here