Foto: cedida a EFE

El pasado medieval de la Comunidad Valenciana ha dejado impresionantes monasterios por toda la región. En esta ruta, la historia, la religión, la naturaleza, el arte y la arquitectura se funden, ofreciendo al visitante la oportunidad de hacer un viaje en el tiempo.

El llamado “pas del pobre” es la ruta que vinculaba los distintos cenobios y que permitía a los peregrinos y turistas llegar de un punto a otro. Actualmente, esta se encuentra señalizada y con diferentes itinerarios para hacer senderismo.

Este recorrido también puede hacerse en coche, a través de un itinerario alternativo. Estos son los hermosos lugares que podrás admirar si te animas a descubrir estos rincones con historia:

  1. Nuestra Señora de la Murta (Alzira, Valencia)
Foto: cedida a EFE
Foto: cedida a EFE

Empezamos nuestro viaje en Alziza, Valencia, donde se encuentra el monasterio de Nuestra Señora de la Murta. Se trata de un antiguo cenobio del siglo XIV, de la orden de los jerónimos, que fue desamortizado en 1835.

Estas ruinas fueron declaradas Bien de Interés Cultural en 2002 y permiten al visitante adentrarse en la iglesia, recorrer el claustro central, la Torre de las Palomas y admirar el portal renacentista.

En las cercanías se puede ver también la casa señorial con su capilla integrada, la almazara, una ermita rupestre, el estanque y un jardín romántico del siglo XIX. Otras construcciones de interés son: el edificio del Ayuntamiento, del siglo XVII; la Iglesia arciprestal de Santa Catalina, del siglo XIII, y el Antiguo Puente de San Agustín, de siglo XIII.

2. Santa María de Aguas Vivas (Carcaixent, Valencia)

Foto: cedida a EFE
Foto: cedida a EFE

En el municipio valenciano de Carcaixent y ubicado en pleno Valle de Aguas Vivas, se encuentra el monasterio agustino de Aguas Vivas, que en 2007 también fue declarado Bien de Interés Cultural.

Éste data inicialmente del siglo XIII, si bien el edificio actual se realizó durante el siglo XVI, y está integrado en un bello paraje natural que nos remonta a aquella época. Los turistas pueden contemplar el claustro de 1597, que cuenta con tramos cubiertos de bóveda de aristas y decoración interior de estilo barroco.

Por otro lado hay una pequeña capilla de planta rectangular con una sola nave, bóveda de medio cañón, coro y capillas laterales. Otro espacio a visitar en este municipio es la Ermita de Sant Roc de Ternils, del siglo XIII, declarada Monumento de Interés Nacional.

3. Santa María de la Valldigna (Simat de la Valldigna, Valencia)

Foto: cedida a EFE
Foto: cedida a EFE

La tercera parada de esta ruta nos lleva hasta Simat de la Valldigna, lugar donde se levanta el monasterio de Santa María de la Valldigna, el cual fue fundado en 1298 para la orden cisterciense por el monarca Jaume II “el Just”.

Su arquitectura pertenece a distintas etapas constructivas, como la del siglo XIV, de estilo gótico, así como las producidas tras los terremotos de 1396 y 1644, donde este monasterio se amplió con nuevas dependencias de estilo barroco, que es el actual estilo que presenta el templo y la capilla de la Virgen de Gracia.

El locutorio, el refectorio, el palacio del abad, la iglesia, la fuente de los tritones y capilla de Nuestra Señora de Gracia también han sido restaurados. El municipio ofrece también visitas a la antigua mezquita de La Xara y a la Font Gran.

4. San Jerónimo de Cotalba (Alfauir, Valencia)

Foto: cedida a EFE
Foto: cedida a EFE

En el término municipal de Alfauir, el visitante encontrará el Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, que se encuentra abierto al público desde 2005. Se trata de una de las construcciones monásticas mejor conservadas de la Comunidad.

Este espacio, declarado Bien de Interés Cultural en 1994, data de 1388, perteneció a la orden de los jerónimos y ofrece una gran diversidad estilística que va de la época mudéjar, a la gótica, barroca y neoclásica.

El patio de entrada permite apreciar su torre gótica, el patio de los naranjos, el claustro mudéjar, la antigua iglesia con su capilla barroca, la sala capitular con la imagen de la Virgen de la Salud, las caballerizas, los jardines románticos y el acueducto gótico que lo rodea.

Esta visita tiene una duración aproximada de hora y media y el visitante puede acceder a una presentación audiovisual sobre la historia de este lugar. En los alrededores también se puede practicar senderismo.

5. Corpus Cristi (Llutxent, Valencia) 

Foto: cedida a EFE
Foto: cedida a EFE

Y por último llegamos al punto final de nuestra ruta con el Monasterio del Corpus Cristi, que está enclavado en el Monte Santo de Llutxent. Construido el año 1422, esta es otra de las joyas religiosas que guarda la Comunitat.

Este monasterio fue dirigido por la orden de los dominicos hasta la desamortización de Mendizábal y posteriormente pasó a manos privadas. Su claustro es cuadrado y data del siglo XVIII, con cinco arcos de medio punto que dan acceso a una galería con vuelta enervada y cerrada en su parte superior.

En la parte occidental del monasterio, que se encuentra rodeado de un gran pinar, se abre la sala capitular y diversas dependencias como las bodegas, los patios o las antiguas estancias de los novicios.

*Con información de EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here