Foto: Pixabay

Un equipo de científicos de la Universidad de Granada ha desarrollado una nueva técnica que permite detectar, de forma rápida y económica, si un niño sufre celiaquía silente.

El sistema es menos invasivo que la extracción sanguínea, pues consiste en una simple punción en el dedo, y está pensado para infantes de entre 2 y 4 años. 

El tiempo que se necesita no excede los 10 minutos y aunque la prueba debe llevarla a cabo personal sanitario, no se necesita un alto nivel de especialización.

Otra de las ventajas, según sus impulsores, es que cada dispositivo no cuesta más de 12 euros. Los resultados de este trabajo han sido publicados en la revista Pediatric Research.

¿Qué es la celiaquía silente?

Mª Vega Almazán, investigadora del departamento de Pediatría de la Universidad y una de las autoras del estudio, explica que la celiaquía silente es aquella que permanece oculta por tener síntomas casi imperceptibles.

Esta enfermedad es causada por una intolerancia permanente al gluten de la dieta (contenido en el trigo, cebada y centeno) y afecta a personas con susceptibilidad genética.

La forma en la que se manifiesta es mediante síntomas intestinales (una mala absorción intestinal, distensión abdominal, diarrea y dolores) y otros extradigestivos (cutáneos, dolores articulares, cefaleas, etc.).

Para diagnosticarla, se observa primero la sintomatología clínica y posteriormente se realizaba un estudio en sangre de los anticuerpos de enfermedad celiaca positivos y otro estudio histológico mediante una biopsia intestinal.

¿Cómo funciona la nueva técnica?

A partir de un estudio que buscaba identificar la prevalencia silente de la celiaquía en niños de 2 a 4 años, se desarrollaron estos nuevos dispositivos que permiten detectar los marcadores de la enfermedad en la sangre capilar del paciente.

“Solo es necesaria una punción en el pulpejo del dedo del niño para extraer una gotita de sangre, que se depositará en el dispositivo”, explica Almazán.

Si padece la enfermedad, agrega, “aparecerá una línea rosada, similar a la de los tests de embarazo, lo que significa que en su sangre existen esos auto-anticuerpos característicos de la enfermedad”.

Posteriormente se deberá confirmar el resultado positivo con una analítica de sangre y otros métodos, pero si es negativo evitará realizar pruebas innecesarias, dado que el valor predictivo es muy alto.

Hasta ahora, se ha utilizado en 198 niños, permitiendo detectar a 6 niños celiacos que no habían presentado síntomas, lo que supone una prevalencia del 3%, superior a la media europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here