Foto: Pixabay

Esta semana, la vinarocense Laura Guimerà dio una charla en el salón de actos de la Biblioteca Municipal sobre el uso de la aromaterapia aplicada a niños y bebés, una actividad a la que asistieron varias decenas de madres pertenecientes a la organización local “Criant en Tribu”. 

Como farmacéutica especializada, Guimerà expuso los beneficios que la aromaterapia ofrece para tratar algunas de las afecciones más comunes de los pequeños, desde problemas de la piel o digestivos, a resfriados o, incluso, para prevenir el contagio de los temibles piojos.

“Una de las principales ventajas es que es algo natural, y por tanto es mejor que recurrir a los preparados sintéticos, pues para esta segunda opción siempre estamos a tiempo”, explica, no sin antes advertir que hay que informarse y conocer bien las fórmulas para que estas no sean contraproducentes.

Foto: Criant en tribu
Foto: Criant en tribu

Los aceites esenciales, que se extraen de plantas y árboles aromáticos, pueden usarse a partir de los tres meses de edad y lo recomendable en bebés, es diluirlos en aceite vegetal y aplicarlos por la vía tópica (sobre la piel) u olfativa (por medio de difusores).

PARA PIELES SENSIBLES COMO LAS DE UN BEBÉ, LA MEDIDA ES: DOS GOTAS DE ACEITE ESENCIAL POR CADA DIEZ DE VEGETAL

“La vía oral no debe usarse en niños menores de 7 años, ni en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia”, añade. Las cuatro esencias básicas de aromaterapia que recomienda en edad infantil, son las siguientes:

1. Ravintsara. Procede de las hojas de un árbol que crece en Madagascar y tiene muchas propiedades, principalmente prevenir y tratar los resfriados, al ser un potente antiviral y expectorante. Para usarlo se recomienda utilizar una gota de Ravintsara y media de aceite vegetal de almendras dulces. El preparado se aplica al menos una vez al día mediante un masaje en la planta de los pies o en la espalda y pecho (esto último a partir de los seis meses). También puede hacerse a través de un difusor eléctrico.

2. Mandarina. Esta es una esencia agradable, que actúa como un buen relajante y además de ayudar a combatir el insomnio y la ansiedad, tiene propiedades digestivas y contra el estreñimiento. Si el pequeño se muestra alterado, se puede poner una gota de esencia de mandarina en la almohada o en un pañuelo cerca del bebé (a partir de los 3 meses), para ayudar a que se calme. Para aplicarlo por vía oral se recomienda consultar previamente con un experto.

3. Niaouli. Es muy utilizada en aromaterapia, debido a sus propiedades antivirales y antisépticas. Sirve también para proteger contra la varicela y puede emplearse de forma externa sobre la piel, a través de masajes y mezclado, por ejemplo, en alguna crema inocua. Otra opción es hacerlo por medio de un difusor, siguiendo las instrucciones del fabricante. Esta esencia está también recomendada para tratar asmas y alergias, tanto en adultos como en niños pequeños.

4. Árbol de té. Este aceite es un derivado de un arbusto originario de Australia que se utiliza en la elaboración de algunos cosméticos y tiene propiedades antifúngicas, antibacteriales, cicatrizantes y lo que es especialmente útil para los niños, antiparasitarias. Para evitar los piojos, se pueden aplicar unas pocas gotas en el champú o en el suavizante. También puede mezclarse en la colonia de peinado que usamos para asear a los peques antes de ir al cole.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here