Se aconsejan tantos biberones como tomas haya previstas y que estén perfectamente identificados con el nombre y apellidos del/la lactante

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha dictado un protocolo con recomendaciones sobre la alimentación con leche materna en las escuelas infantiles. El objetivo es promocionar la lactancia materna, sobre todo en los primeros meses de vida, preservando siempre las condiciones de higiene y valores nutritivos, y garantizando que cada bebé sea alimentado solo con leche de su propia madre.

 

«El protocolo pone en negro sobre blanco una serie de recomendaciones y medidas dirigidas tanto a las madres como a las escuelas. A día de hoy, los centros deciden, según sus posibilidades y de forma coordinada con los padres, si la mujer acude a la escuela para dar el pecho, si se saca la leche y el personal educador se la da al bebé o, si por el contrario, se interrumpe la lactancia, que es lo menos deseable. A partir de ahora, cuentan con una guía que establece cómo hacerlo, ofreciendo garantías de seguridad para ambas partes en beneficio del lactante», explica la secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro.

 

Respecto a la conservación, el documento indica que se deben emplear bolsas o biberones diseñados específicamente para mantener fresca o congelada la leche y que, a la hora de llevarla a la escuela infantil, se debe usar una nevera portátil con frigolines.

 

Además, hay que entregar en el centro tantos biberones como tomas haya previstas, y deben estar perfectamente identificados con la fecha de consumo, así como con el nombre y apellidos del/la lactante.

 

Una vez en el centro, la leche se debe conservar en refrigerador y antes de dársela al o a la bebé, hay que calentarla a temperatura ambiente o sumergiendo el recipiente que la contiene en otro con agua caliente, hasta que alcance los 36º C, que es la temperatura con la que sale del cuerpo de la madre. La leche materna no se debe hervir, ni calentar en microondas para evitar el riesgo de quemaduras.

 

El protocolo anexa un documento de autorización de administración de leche materna que las familias deben cumplimentar. La Escuela Infantil, ante cual-quier duda sobre el estado de la leche recibida, puede ejercer su derecho a no aceptar su custodia, así como solicitar ayuda a los profesionales de Salud Pú-blica.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y, después, combinar la lactancia junto con alimentación variada que la complemente hasta, al menos, dos años de vida por las ventajas que tiene tanto para la madre como para el bebé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here