Foto: Pixabay

El primer estudio que se realiza en España sobre los hábitos alimentarios de pacientes ingresados en el hospital con un cuadro de síndrome coronario agudo (SCA), ha evidenciado que muchos de ellos no desayunan o lo hacen de forma incorrecta.

Además, se llegó a la conclusión de que las personas que no cuidan su dieta suelen tener ser tener mayor prevalencia de tabaquismo que los que sí comen al despertar, además de ser más sedentarias y tener peores hábitos de vida, por lo que son más propensas a sufrir un infarto agudo de miocardio clásico. 

Según el cardiólogo Alberto Cordero, quien ha liderado la investigación, este perfil de paciente no sigue la dieta mediterránea, pica más entre horas, consumiendo más grasas y poco pescado. Los fumadores, por tanto, suelen nutriste peor y estos dos factores disparan el riesgo de enfermedades del corazón.

Para probar este supuesto, se analizaron, por medio de una encuesta de diez preguntas, los hábitos de desayuno de 181 enfermos con SCA del Hospital Universitario Sant Joan de Alicante y del Hospital General de Valencia, entre febrero y julio de 2014.

“SE SABE QUE ENTRE UN 10 Y UN 18 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA EN GENERAL NO DESAYUNA, pero esta media se eleva en pacientes con problemas coronarios”, CORDERO

El resultado, que acaba de ser publicado en la Revista Española de Cardiología, mostró que 44 de ellos (que representan el 24% de la muestra), no desayunaban, mientras que 76 (el 42%), no lo hacían bien (un 60%, por ejemplo, solo desayunaban líquidos).

A nivel físico, la omisión de esta comida provoca la activación de otras vías metabólicas y libera ácidos grasos depositados en el hígado y los músculos. Estos son altamente tóxicos para la pared vascular y están relacionados con la aparición de la diabetes de tipo II.

Por eso, los expertos resaltan la importancia de que la primera ingesta del día se haga correctamente, pues después de un periodo de ayuno y reposo más prolongado durante la noche, el cuerpo necesita calorías para su correcto funcionamiento.

El desayuno ideal debe combinar líquidos (leche, café, té o yogurt) y alimentos sólidos, con aportes de hidratos de carbono de absorción rápida, que se obtienen a través del pan, los cereales o las galletas integrales. Los frutos secos y la fruta nos proporcionan vitaminas y fibra, que también necesitamos para mantener una dieta sana.

FuenteGVA
Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here