Foto: Flickr/Ruurmo

Esta semana acaba de celebrarse el Día Internacional de la Sandía y, además de ser una de las frutas más apetecibles del verano, posee una gran variedad de propiedades naturales y nutrientes.

Más allá de refrescarnos en los días de calor, al estar compuesta en un 92% de agua, comerla supone la obtención de numerosos beneficios para nuestra salud. Entre los principales, destacamos los siguientes:

  • Reduce el dolor muscular: si te gusta practicar deporte, pero padeces luego de dolores, un zumo de sandía antes de entrenar te ayudará a combatirlos. De hecho, varios estudios han demostrado que ello ayuda a reducir el ritmo cardíaco y las temibles agujetas del día siguiente.
  • Baja la presión arterial: esta fruta reduce la hipertensión arterial en fase 1 y los riesgos de sufrir un ataque al corazón, pues contiene aminoácidos como la arginina y la citrulina. Estos ayudan a mantener en buen estado las arterias, el flujo sanguíneo y la función cardiovascular.
  • Te hidrata: al estar compuesta mayormente por agua es un buen recurso para evitar la deshidratación en los meses más calurosos. Además, contiene potasio, lo que ayuda a regular los líquidos en el organismo y, por tanto, contribuye a la pérdida de peso y a depurar de toxinas los riñones.
  • Facilita la digestión: debido a su alto nivel de agua evita el estreñimiento y regula el sistema tracto gastrointestinal. Es una fruta baja en grasa y calorías (solo 30 cal. por cada 100 gramos), pero a la vez rica en fitonutrientes y antioxidantes, por lo que no es un alimento duro de digerir.
  • Previene enfermedades: comer sandía reduce las prosibilidades de padecer algunas dolencias como el asma, diabetes, artritis, e incluso algunos tipos de cáncer como el de próstata. Ello gracias a sus elementos antioxidantes, que combaten a los radicales libres que nos resultan dañinos.
  • Protege tu vista: al ser una fuente de vitamina A, esta fruta nos protege de la degeneración de la vista que se produce con la edad, pues ayuda a producir pigmentos en la retina de nuestros ojos. Tambien contiene vitamina C, que reduce el riesgo de sufrir cataratas.
  • Matiene la piel joven: por último, el consumo diario de sandía ha demostrado que reduce los daños en la piel provocados por el sol en un 40%. De este modo, hace que esta se mantenga joven, lo que es debido en buena parte a su alto contenido en licopeno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here