Los hospitales La Fe y Clínico de Valencia tienen ya luz verde para administrar tratamiento con células CAR-T a los pacientes adultos que lo precisen, sin tener que derivarlos a otros centros de Madrid y Barcelona.

La cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, así como los fármacos destinados a atacar las células cancerosas, son los tratamientos convencionales para muchos cánceres, pero en los últimos años la inmunoterapia ha emergido como lo que muchos llaman ahora la “quinta columna” del tratamiento del cáncer.

Un planteamiento de inmunoterapia que está emergiendo con rapidez es la transferencia celular adoptiva, que consiste en la recolección y el uso de las células inmunitarias propias de los pacientes para tratar su cáncer, aunque el tipo que está más cerca de producir un tratamiento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se llama terapia de células T y CAR (receptores de antígeno quimérico).

 

Esta terapia celular avanzada y de gran complejidad ofrece una alternativa con buenos resultados clínicos para pacientes con leucemia linfoblástica aguda o linfoma difuso de células grandes B en situación de enfermedad avanzada, en quienes los tratamientos actuales han fracasado previamente.

La novedad de esta técnica reside en que se extraen células del propio paciente (linfocitos-T), que se modifican en el laboratorio para después infundirlas de nuevo en el enfermo. Es en ese momento cuando el material defensivo del propio paciente ataca a las células tumorales hasta acabar con ellas.

El Hospital Universitari i Politècnic La Fe y el Hospital Clínico Universitario de València han sido dos de los ocho centros españoles autorizados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social hace unos meses para ofrecer este tipo de tratamiento.

Tras la autorización del Ministerio es necesario pasar una exhaustiva certificación establecida por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Se trata de garantizar, por parte de las compañías farmacéuticas que procesan estas células, tanto la producción adecuada como la seguridad de los pacientes que la reciban. Tanto el Clínico como La Fe han pasado ya esta certificación y ya están preparados para empezar a tratar a los pacientes.

Selección de pacientes

A partir de este momento, ambos hospitales llevarán a cabo el proceso para la selección de los pacientes que podrían someterse a este tratamiento, que debe ser autorizado por la Conselleria de Sanidad y el Ministerio de Sanidad.

Una vez seleccionado el paciente es necesario realizarle un mes antes una extracción de los linfocitos para su procesado. Cuando se han extraído las células es la compañía farmacéutica quien las procesa en su laboratorio y las vuelve a enviar al hospital para su infusión en el paciente. Este procedimiento se realiza en una habitación de aislamiento siguiendo todas las medidas de seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here