Foto: Wikimedia

Un informe emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado la carne procesada dentro del grupo 1 de sustancias cancerígenas, al considerar que el riesgo de ingerir este tipo de alimentos puede ser igual de perjudicial para nuestra salud que el tabaco o el amianto.

La carne roja también es considerada como potencialmente cancerígena por la entidad, que explica que el consumo en grandes cantidades incrementa las posibilidades de sufrir cáncer colorrectal, que causa entre 34.000 y 50.000 muertes anuales.

Para llegar a esta conclusión se basan en el estudio de 22 expertos de 10 países de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC), quienes han determinado que 50 gramos de carne procesada consumida a diario aumenta en un 18% las probabilidades de padecer esta enfermedad.

Dentro de este grupo de alimentos se encuentran los embutidos y ahumados, como las salchichas, el bacon, el jamón o las salsas que contienen carne de cerdo o de res y otros subproductos cárnicos como la sangre.

Lo que recomiendan es un consumo máximo semanal de 500 gramos de ternera, cerdo o cordero, pues esta es por otro lado una fuente de nutrientes, y evitar tanto como sea posible incluir dentro de nuestra dieta la carne procesada.

Este anuncio ha sido criticado por el sector cárnico, que en un comunicado emitido a través de la Federación Europea de Asociaciones Cárnicas aseguran que es la dieta en conjunto y otros factores lo que supondría un incremento del riesgo de cáncer.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here