Foto: Leah Bullard Photography

En la sesión de fotos que se llevó a cabo hace unos días después de una boda en Knoxville, Tennessee, la pequeña Anderson sorprendió a todos al estamparle un arrebatado beso en los labios al niño encargado de llevar los anillos, al mismo tiempo que su madre, Michelle Hall, hacía lo mismo con su recién estrenado esposo, Anthony.

La divertida estampa surgió de forma totalmente espontánea, explicó la fotógrafa Leah Bullard, quien describió el momento como “memorable” para toda la familia. Anderson era la encargada de llevar las flores y durante todo el día se había estado llamando “novia” a sí misma.

De este modo, cuando Bullard colocó a los invitados para una foto de recuerdo, pidió a los novios que se besaran y la menor no se lo pensó dos veces y obedeció tomando por sorpresa a su joven acompañante. Acto seguido, todos los presentes empezaron a reirse por lo sucedido.

Esta toma, que seguro tendrá una página destacada en el álbum de la ceremonia, ya ha dado la vuelta al mundo, pues ha sido compartida y comentada por miles de usuarios en redes sociales. Lo que está claro es que la atrevida Anderson no tiene ningún reparo a la hora demostrar su afecto públicamente.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here