Foto: Twitter/20 minutos

Un café solo 4 euros. Una caña, 7. Los precios de esta cuenta del chiringuito “Juan y Andrea” en Formentera, han causado todo tipo de comentarios en redes sociales y a lo largo de esta semana se ha viralizado, convirtiéndose ya en el ticket más polémico de este agosto.

Quien pagó más de 300 euros para dos por comer en este restaurante de playa es Ignacio Villagordo, un catador de vinos español que asegura que nunca imaginó la repercusión que iba a tener su foto, cuando decidió publicarla en Internet.

“Pagamos sin protestar y twitteamos lo que consideramos un abuso”, afirma. Villagordo explicó que le sirvieron en mesas sobre la arena, sin mantel, con servilletas de papel y copas de plástico.

Según su versión, él y su acompañante decidieron pedir un pescado al horno, pero no preguntaron el precio por kilo y se sorprendieron al ver que este era de 153 euros. Otro de los motivos de descontento, concluye, es que los otros que sí venían referidos estaban sin IVA.

Estas críticas también han sorprendido a los gerentes del negocio, quienes tras el aluvión de comentarios recibidos, argumentaron que son un establecimiento más, entre miles que hay en España, con una oferta y una clientela determinada.

Juan y Andrea abrió en la isla en 1971 y, desde entonces, está regentado por la misma familia. Su ubicación, en la playa de Illetas, es privilegiada y reconocen que la mayor parte de sus comensales son de un poder adquisitivo alto.

Los responsables del lugar se defienden diciendo que los precios son libres y están publicados en la carta. “Además, si alguien tiene duda puede consultarnos en cualquier momento”, agregan.

Así los han defendido también algunos usuarios, que son de la idea de que cada uno es libre de aceptar estas tarifas o irse a otro lado.

A la mayoría, sin embargo, esta cuenta les ha parecido un despropósito y critican que este restaurante no sea el único, ya que en la zona pueden encontrarse muchos otros con precios similares.

A través del hashtag #clavazoveraniego otros usuarios han empezado también a denunciar otros cobros que consideran igualmente desproporcionados. Estos son algunos de ellos publicados en Twitter:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here