Foto: Lizarran

La cultura del pincho y de la tapa triunfa y prueba de ello es la buena progresión que está teniendo entre los inversores Lizarran, considerada como la mayor cadena de cañas y pinchos del mundo.

Para conformar su red de establecimientos, Lizarran ha apostado en los últimos 20 años por un modelo de franquicias con un sistema de gestión sencillo y rentable, basándose en el concepto de bar de pinchos y tapas españolas.

Lejos de estancarse, la marca, integrada desde 2007 en Comess Group, ha decidido ir más allá y reinventase con una nueva versión y una oferta más amplia como gastro – restaurante.

Lizarran cuenta con una gran variedad de productos de la mejor calidad

Se trata del concepto “Lizarran Gastro”, en el que, sin perder la esencia de lo tradicional, algunos locales de la marca han comenzado a incorporar un toque gourmet y chic a sus instalaciones. Ello incluye originales recetas y raciones, que tienen como denominador común la gran variedad y calidad de sus productos.

Uno de los nuevos restaurantes con el concepto Lizarran Gastro. Foto: Lizarran

Otros de sus sellos de identidad, presentes en cualquier Lizarran como parte de su filosofía, son su curioso sistema de palillos para contabilizar los pinchos y sus precios competitivos. Ello no ha dejado de atraer clientela durante la crisis y, en el actual proceso de recuperación económica en España, sigue ofreciendo una alta rentabilidad.

Más allá de la amplia oferta de pinchos y tapas, algunos de los platos que se pueden degustar en los nuevos restaurantes son: la versión gastro de la hamburguesa clásica de Lizarran, las fuentes de huevos rotos con toque de foie o setas, solomillo y postres como el coulant de chocolate casero (para más información de Lizarran pulsa aquí).

Lizarran ha ampliado su oferta de platos con recetas con un toque gastro. Foto: Lizarran

El concepto está dando un nuevo impulso a la marca y ha sido bien recibido por los inversores, que ven en esta evolución una apuesta innovadora en sintonía con el estilo moderno y divertido de la marca. A ello se une el hecho de que el sector de la restauración es uno de los que tiene un mejor pronóstico de futuro en el mundo de las franquicias.

Se confirma su crecimiento en otros países

Lizarran franquiciado en Miami. Foto: Lizarran

Lizarran, que abrió su primer local en Sitges el año 1988, cuenta actualmente con más de 250 establecimientos en 15 países de 4 continentes. En Europa, que es donde podemos encontrar la mayoría de sus restaurantes, la marca está presente en Andorra, España, Eslovenia, Georgia, Italia, Polonia, Rusia, Suecia y Suiza.

El concepto de Lizarran también ha gustado bastante en América, donde hay abiertos restaurantes en Estados Unidos y en otras naciones como México, Guatemala, Chile o Panamá. También es posible comer en un Lizarran en Marruecos, China y Japón.

La lista no para de crecer y, de hecho, se espera que el ritmo de expansión de Lizarran se mantenga a lo largo de 2017. En esta línea, la cadena ya ha confirmado que en los próximos meses tiene previstas más de una veintena de aperturas, lo que ayudará a consolidar aún más su presencia más allá de nuestras fronteras.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here