Foto: Gudnus.com

Según acaba de trascender públicamente, los socios canadienses de la compañía presidida por Florentino Pérez decidieron hace unos meses llevar a una Corte de Arbitraje a la empresa ACS, debido a un desacuerdo en el reparto de la indemnización económica que recibieron en 2014 tras el cierre de la plataforma de gas Castor, situada frente a las costas de Vinaròs.

El grupo petrolero Dundee Energy asegura haber iniciado el proceso ante la Cámara Internacional de Comercio de París, siendo el motivo de la disputa entre ambos, la forma en la que se llevó a cabo la refinanciación de Escal UGS S.L., empresa de ambos que asumió la construcción del polémico almacén.

Los demandantes, que tiene un 33% de participación en la misma, consideran que la forma en la que se refinanció una parte de la deuda abonada por el gobierno, no fue justa para sus intereses, pues, según se explica por medio de un escrito, se marginó el capital minoritario de la sociedad.

Por este motivo, los canadienses consideran que se actuó de forma parcial y discriminatoria, algo que bajo este mismo punto de vista violaría los acuerdos firmados entre ACS y Dundee Energy, además del Memorando de Entendimiento suscrito en 2007.

Por la parte de Florentino y ACS, no se ha hecho mención a esta situación, que se está abordando de forma privada. Ahora, la Cámara de Comercio es quien tiene la última palabra en la repartición de la indemnización del cierre del Castor, la cual se cifró en 1.415 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here