Sector marítimo internacional

El último informe que ha hecho público el Observatorio de Transporte y Logística en España muestra que el transporte internacional, al igual que las exportaciones, mantiene una tendencia al alza.

Para cubrir esta demanda las empresas transitarias han diversificado mucho su oferta de servicios en los últimos años, ofreciendo múltiples soluciones de transporte marítimo, terrestre y aéreo.

En este sentido, cada vez hay más compañías que dan la opción de recoger la carga en un punto de almacén y distribución de mercancías, para entregarlo en la misma dirección del cliente. Esta modalidad puerta a puerta es un ejemplo de cómo se están facilitando los procesos de importación y exportación en el país.

Es por eso que las startup españolas están dando el salto a la internacionalización mucho antes de lo que era habitual en décadas anteriores y sin necesidad de tener grandes conocimentos de comercio internacional.

De hecho, explican en Startrans gestión de aduanas, ya hay empresas especializadas que se encargan de gestionar y coordinar desde los despachos de aduana hasta de la tramitación y obtención de licencias y certificados oficiales.

Francia y Alemania, nuestros principales socios comerciales

En cuanto a socios comerciales, Francia y Alemania son los dos más importantes que tiene España. Así lo reflejan los datos del Ministerio de Economía, que también destaca el peso de Estados Unidos en exportaciones y el de China en importaciones.

A nivel mundial el transporte marítimo es el que domina. De hecho, acapara buena parte de la cuota en la mayoría de continentes. En este contexto, el Puerto de Valencia es uno de los más relevantes del Mediterráneo en cuanto a tráfico de contenedores, con 4,38 millones de TEUs en 2018.

El transporte por carretera es la segunda opción que más utilizamos para comerciar en Europa, especialmente con nuestros vecinos más directos: Francia y Portugal. Distintos tipos de maquinaria, productos alimentarios, automóviles y químicos son algunas de las mercancías más exportadas.

Principales retos para 2019

Pese a la buena evolución del sector, hay importantes retos a la vista. Concretamente se prevé que, en 2019 y en años próximos, el transporte internacional español deba abordar los siguientes aspectos clave para continuar desarrollándose a buen ritmo:

  • El desafío que suponen las importaciones de fuera de Europa, especialmente para el transporte marítimo, ya que su peso es mucho mayor que el de las exportaciones.
  • Cómo impulsar la intermodalidad para evitar sobrecostes. Es decir, mejorar la coordinación entre el transporte por carretera, aéreo, ferroviario y naval para que, al final, todos salgan ganando.
  • Lograr un transporte más sostenible a nivel medioambiental, con rutas optimizadas, uso de combustibles limpios y menos emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.
  • Las subidas en el precio del carburante y los peajes, que frenan el empuje del transporte rodado.
  • Normativas y políticas cambiantes. El hecho de que cada país tenga condiciones distintas, sigue complicando el transporte internacional.

La digitalización y otros cambios de la motorización tecnológica terminan de definir los retos del futuro para el transporte de mercancías. Y todo, en un mundo cada vez más globalizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here