Ante la compleja situación política en Cataluña,  ya son más de 40 las grandes y medianas empresas que, desde el 1-O, han comunicado su decisión de trasladar su sede social por la inseguridad jurídica que plantea el escenario actual.

Después que la biotecnológica Oryzon y el Banc Sabadell fueran las primeras en anunciar que trasladarían su sede social a Madrid y Alicante, otras empresas como CaixaBank, la tecnológica Eurona, el distribuidor odontológico Proclinic Expert, la textil Dogi, la cooperativa de crédito Arquia Banca, el Banco Mediolanum, Gas Natural Fenosa, Service Point Solutions, Ballenoil, la Sociedad General de Aguas de Barcelona (Agbar), la Fundación Bancaria La Caixa, Bimbo, Axa o Lleida.net,  siguieron estos mismos pasos.

El pasado lunes, poco antes de la declaración de Puigdemont en el Parlament, se sumaron otras 13 en un goteo que no cesa. Las primeras de la jornada fueron Torraspapel y SegurCaixa Adeslas, seguidas por Copasa, la inmobiliaria Colonial, MRV, DVD Dental, la sociedad de valores GVC Gaesco, Cervezas San Miguel, Cellnex, Abertis, VidaCaixa, CaixaBank Asset Management y Trea Asset Management.

Otras empresas, como Planeta o Idilia Foods, decidieron esperar a la declaración de Puigdemont, pero ante la prolongación de la incertidumbre también han decido irse. La mayoría de ellas trasladará su sede social a Madrid, pero otras también han optado por otros destinos como Valencia, Zaragoza Málaga, Palma o Santiago de Compostela. 

Con esta acción las grandes corporaciones del Ibex 35 pretenten mantener la tranquilidad en los mercados, garantizando además que permanecerán bajo el amparo europeo. El pasado viernes el Gobierno aprobó un decreto que les facilita este proceso, al no ser necesario ya el visto bueno de la junta de accionistas para hacer el cambio de sede social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here