Foto: Samsung

Samsung Electronics acaba de hacer pública su decisión de suspender la producción del modelo Galaxy Note 7, después de múltiples casos de explosiones de la batería de los terminales por un fallo en su diseño.

Esta medida ha golpeado las acciones de la multinacional, que ha perdido en la Bolsa de Seúl un 8% de su cotización. Además, se calcula que dejará de ingresar casi 17.000 millones de dólares.

En la bolsa de Londres aún ha sido mayor su caída, pues a media jornada de este martes el desplome esta de un 9,5%. La gran beneficiada de esta crisis ha sido Apple, cuya cotización subió ayer un 1,7% en el índice Nasdaq de la Bolsa de Nueva York.

La decisión de Samsung, sin embargo, ya ha sido comunicada a sus socios a nivel mundial y la empresa pide a los usuarios que entreguen estos teléfonos y que no los enciendan, ya que ello supone un riesgo para su seguridad personal.

El Galaxy Note 7 empezó a comercializarse el pasado mes de agosto y buscaba competir con el nuevo iPhone 7, especialmente de cara a la próxima campaña navideña.

Tras una serie de problemas, semanas atrás se anunció la sustitución gratuita de los dispositivos por otros, pero los reemplazos también están presentado incidencias, por lo que se ha decidido suspender totalmente la producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here