Foto: Twitter

Este lunes se pudo apreciar cómo el Ibex 35 decayó un 5,01% en España, pasando a ser el mayor descenso en este indicador desde agosto del 2012. Ello, influido por las dudas sobre el crecimiento de China y los malos augurios sobre su economía.

De este modo, el Ibex se colocó en los 9,756 puntos, cediendo un 5,08 % lo que va de año, mientras que la prima de riesgo en el mercado de deudas se ha situado en 144,7 puntos estándar, con un bono rentable de un plazo de 10 años del 2,036%.

Los valores que resultaron más afectados en la sesión de ayer fueron Acerinox y ArcelorMittal, con reajustes de 5,6% (hasta 9,53 euros) y 9,3% (hasta 6,68 euros), respectivamente.

El Banco Santander también obtuvo una pérdida del 6,96%, Repsol del 8,81%, ACS un 5,85 %, Telefónica un 5,15%, Inditex un 4,84 y el BBVA un 4,89%. El único que sobrevivió el evento fue Abengoa, el cual obtuvo un repunte de sus acciones del 3,33%.

Temor por economía china contagia a las bolsas globales

Esta situación tuvo réplicas similares en otras plazas europeas, como la de Atenas, que se desplomó un 10,54 %, la de Milán, con un descenso del 5,96%, o las de Lisboa, París y Frankfurt.

En Wall Street, el Dow Jones de Industriales cayó más de mil puntos, el mayor desplome en un día de la historia, si bien con el paso de las horas se fue recuperando. El índice Nasdaq cayó un 2,68 % y el S&P 500 también alcanzó rebajas preocupantes, lo que llegó a la operadora de la Bolsa en Nueva York a poner en marcha la “Regla 48”.

https://twitter.com/QuePana_deria/status/636063581344280576

Esta se activa únicamente en casos de mucha volatilidad, lo que permite paralizar la difusión pública de los precios de mercado antes de que se inicien las negociaciones, una forma de paralizar el contagio de los malos resultados provenientes de otros mercados.

Las dudas sobre la economía china

Pese a ser la segunda economía más influyente a nivel mundial, China se ha visto afecta los últimos meses por previsiones macroeconómicas pesimistas en cuanto a su crecimiento, lo que ha causado temor en sus mercados y también en el resto del mundo.

Ayer, fue una nefasta jornada bursátil para el gigante asiático, pues Shanghái perdió un 8,49% y Shenzhen un 7,83%, algo que se replicó en Tokio, Seúl y el resto de mercados internacionales conforme fueron pasando las horas.

Analistas explican que las caídas que se han podido ver este “lunes negro” por la desaceleración de la economía china, son de tal magnitud que no pueden saberse a ciencia cierta sus consecuencias, si bien indican que esta situación es “una bomba de relojería” a nivel global.

Ello, agregan, ya está provocando fuertes caídas en los precios de las materias primas y el contagio a otros países emergentes. Daniel Pingarrón, estratega de mercado de IG, ha concluído que hacer previsiones “es muy complicado”, aunque es muy probable que  esto provoque, tarde o temprano, un nuevo rebote.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here