Foto: Archivo/ Γιώργος σιγά μην πω...

Tras el fracaso de las negociaciones con Bruselas, Grecia se encuentra sumida en una de las peores crisis económicas de su historia.

Para tratar de evitar la insolvencia bancaria que podría llevarle a su salida del euro, el Ejecutivo heleno ha tomado este fin de semana medidas drásticas como el cierre de bancos durante seis días para el control de capitales. Ello ha provocado colas y el desplome irremediable de las bolsas en todos los mercados.

Tal situación, que ya se ha bautizado como “el corralito griego”, acapara este lunes las portadas de los principales medios de comunicación a nivel internacional. Pero, ¿qué supone exactamente para la ciudadanía?

Estas son las claves para entender lo que está pasando en este país europeo, gobernado por Alexis Tsipras:

1. Los bancos griegos estarán cerrados hasta el 6 de julio y solo se pueden retirar 60 euros diarios de los cajeros. Excepcionalmente se han habilitado algunas oficinas para que los jubilados cobren sus pensiones. La bolsa de Atenas tampoco está operativa.

2. Únicamente se pueden hacer pagos con tarjeta (tanto de crédito como de débito), así como transferencias electrónicas dentro de Grecia. Si el titular de una cuenta griega está en el extranjero también se verá afectado por estas medidas.

3. Solo se permitirán transacciones al exterior en casos de primera necesidad, como el pago de costes médicos o la compra de medicinas.

4. Los turistas sí pueden retirar el dinero que precisen en los cajeros desde sus cuentas extranjeras. Esto supone entrada de capitales al país, un dinero que le urge a Grecia para rescatar la economía nacional.

5. Los vencimientos de los préstamos en estos días no supondrán un recargo adicional para los ciudadanos.

6. En Atenas, el transporte público urbano será gratuito durante toda esta semana.

El Ejecutivo asegura que sigue abierto al diálogo con la Comisión Europea (CE), si bien se ha dado a conocer que el gobierno griego no tendría previsto efectuar este martes el pago del préstamo por valor de 1.600 millones de euros, que le debe al Fondo Monetario Internacional (FMI) y que vence ese mismo día.

Además, para el 5 de julio se ha convocato un referendum, para que sea la población quien decida si aceptar o no la última oferta de acuerdo que plantearon los acreedores y que al primer ministro griego le pareció “inaceptable” por los recortes en el sector público y aumento de impuestos que supodría.

Respecto a esta polémica, el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa matizando algunas de las declaraciones de Tsipras y confiado en que los griegos opten finalmente por el “Sí”, respecto al paquete de medidas propuesto desde Bruselas.

La incerteza sobre lo que ocurrirá en la Eurozona, ha hecho que las bolsas abrieran este lunes con fuertes caídas. Esto ha sido especialmente notable en España, donde el Ibex ha iniciado con un descenso del 5% que se ha ido moderando progresivamente con el transcurso de las horas. Los bancos han sido, de hecho, los valores que más han sufrido por el contagio griego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here