Foto: Wikipedia

Este jueves, China se vio obligada a suspender la sesión bursátil poco después de abrir, igual que sucedió el pasado lunes, al registrarse pérdidas de más del 7% en la compraventa de acciones.

Shenhen fue de las más afectadas, con una caída del 8,35% al cierre, así como Shanghái, que registró un descenso del 7,32%.

Este descalabro se produjo a raíz de que el Banco Central Chino realizara una importante depreciación de la tasa de referencia del yuan frente al dólar: 6,5636 yuanes por dólar estadounidense.

Posteriormente, anunció que el nivel de reservas de divisas extranjeras bajó en diciembre a su nivel más bajo en tres años, algo que no gustó nada a los inversores.

Ha sido la sesión más coRta en los 25 años de historia de la Bolsa

Sin embargo, el “interruptor automático” para paralizar las sesiones al superar la barrera del 7%, será suspendido apenas cuatro días después de que la normativa entrara en vigor.

Según los expertos esto no ayuda a la estabilidad de los mercados, ya que incita a que los inversores aceleren sus ventas.

Esta situación ha afectado también a otras plazas, como Hong Kong y Tokio, y arrastró a las bolsas europeas, la mayoría de las cuales también abrieron a la baja. Este fue el caso de Francfort o Londres.

En España, los grandes valores del IBEX 35 terminaron la jornada en rojo. Repsol fue de los más afectados, con una caída del 3,96 %.

Además de la volatilidad del mercado asiático, también el bajo precio del petróleo ha sido un factor de incidencia. El barril de crudo Brent se cotizó hoy por debajo de los 33 dólares, algo que no sucedía desde el año 2004.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here