Foto: Wikimedia

Desde este domingo 4 de octubre entra en vigencia un Real Decreto Ley, autorizado por el Consejo de Ministros, que regula las comisiones por el retiro de dinero en efectivo en los cajeros de los bancos ajenos al emisor de la tarjeta.

Según esta nueva disposición, no se podrá cobrar por ello directamente al usuario, siendo la entidad de la que es cliente la que deba abonar esta tasa y decidir si se la carga o no a quien realiza la operación.

A través de la pantalla se deberá informar de ello pero, si la operación es a débito, la entidad emisora de la tarjeta no podrá agregar ningún extra por esta gestión, eliminando así el doble cobro de dos euros que existía anteriormente.

Si la retirada de fondos es a crédito, el banco emisor sí podría agregar un importe adicional, pero esta cantidad no podrá ser mayor a la que cobran a sus clientes por realizar esta operación.

Las entidades tendrán de plazo hasta el 1 de enero de 2016 para adaptarse a este nuevo modelo de pagos, según aparece publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Durante este periodo los bancos deberán pactar libremente cual será la comisión y, en caso de no llegar a un acuerdo, el propietario del terminal establecerá la que considere oportuna, que deberá ser igual para todo el territorio nacional.

Posteriormente las entidades deberán informar al Banco de España de los montos fijados y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia será la encargada de elaborar, regularmente, un informe sobre este tema dirigido al Ministerio de Economía. 

Organizaciones de consumidores siguen sin estar satisfechas

Esta decisión tiene su origen en la medida que establecieron algunos bancos como Caixabank, de cobrar dos euros fijos a los no clientes que retiraran efectivo en sus cajeros.

Estos se sumaban muchas veces a la tasa de intercambio que el banco titular de la tarjeta puede cobrar a sus clientes, lo que provocó miles de quejas por parte de diversas asociaciones.

Sin embargo, este Real Decreto sigue sin ser del agrado de FACUA– Consumidores en Acción, quienes consideran que se trataría de una “cortina de humo” para no imponer las multas que reclaman por los dobles pagos con este sistema.

A través de un comunicado indican que siguen sin establecerse límites a los bancos, por lo que al no existir unas tarifas máximas de comisiones esto podría dar lugar a nuevos abusos.

Cada año se realizan más de 900 mil millones de retiradas de efectivo en nuestro país a través de cajeros automáticos, habiendo más de 50.000 de estas máquinas repartidas por toda España.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here