Después de dos días de debate, finalmente el Tribunal Supremo ha anunciado que será el cliente el que deberá pagar el impuesto de las hipotecas y no los bancos.

Con esta decisión la justicia ha dado marcha atrás a lo anunciado hace apenas dos semanas, con opiniones muy divididas en el pleno de magistrados.

Los magistrados, divididos

El pasado 16 de octubre una sentencia estableció que quien debía pagar este tributo era el banco, en contra de la jurisprudencia mantenida durante más de dos décadas.

Los defensores de esta posición han defendido que el único interesado en que se inscriba un préstamo con escritura pública son las entidades bancarias, pues con esta acción pueden ejecutar la hipoteca en caso de impago.

Es decir, se trata de una garantía de quien presta el dinero, por lo que debería ser la entidad la que pague estos costes.

Sin embargo, finalmente ha prevalecido la opinión de quienes consideran que debe mantenerse la jurisprudencia ya consolidada, que establece que es el cliente el que debe abonar la tasa de Actos Jurídicos Documentados.

Se trata de la primera vez que una votación tan ajustada – de 15 a 13 votos- modifica una jurisprudencia del Tribunal Supremo solo dos semanas después de que se estableciera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here