La tarde de este jueves el consejo de administración del Banc Sabadell, reunido de manera extraordinaria, ha decidido dar el paso y trasladar su sede social a Alicante.

Este cambio de domicilio social se produce en el contexto actual de la crisis catalana, la cual ya ha empezado a tener sus primeras consecuencias a nivel económico.

El temor de los inversionistas ha sido evidente en las últimas jornadas de la Bolsa y la entidad ha decidido no esperar a ver qué ocurre tras el 1-O.

Después de descartar otras opciones como Madrid o Asturias, el banco ha elegido instalarse en Alicante, donde cuenta con su centro de datos.

De esta forma, lo que se busca es hacer desaparecer cualquier tipo de incertidumbre ante una posible declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Así,”pase lo que pase, Banc Sabadell siempre estará en España y bajo las disposiciones del Banco Central Europeo“, han expresado fuentes de la entidad.

Esta decisión ha sido bien vista por los inversores, lo que se ha reflejado hoy en un repunte del 6,16% en el Ibex 35 tras varios días de caídas, alcanzando cada título un valor de 1,68 euros.

Otra entidad que podría seguir el mismo camino es CaixaBank, que mañana tiene prevista una reunión de consejo para analizar qué camino tomar para salvaguardar sus intereses y el de sus clientes, accionistas y empleados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here