Foto: Flickr

Desde este 1 de enero, algunos pensionistas y personas con diversidad funcional han dejado de abonar los copagos farmacéuticos, tal y como en días previos informó la portavoz del Consell de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra.

Las medidas aprobadas harán que 910.000 pensionistas de la Seguridad Social con rentas menores a los 18.000 euros anuales, dejen de pagar por medicamentos recetados por médicos del sistema de salud pública.

También se beneficiarán de estas ayudas unas 136.000 personas con diversidad funcional, lo que incluye a los adultos que presenten una discapacidad reconocida del 65% o más, y del 33% en el caso de los menores.

Este decreto, según el Consell, busca “combatir las situaciones de desigualdad derivadas de la introducción de los copagos en España en el año 2012, lo que perjudica a los colectivos más vulnerables”.

Y es que según el Barómetro Sanitario 2014 del Ministerio de Sanidad, un 7,9% de valencianos manifestaron haber dejado de tomar algún medicamento recetado por un médico de la sanidad pública por motivos económicos, siendo esta la tasa más alta de todo el país.

Las nuevas ayudas están contempladas en los presupuestos de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública, a través de dos líneas presupuestarias: la primera de 35 millones de euros y una segunda de 6,6.

Estas serán gestionadas directamente por la Generalitat con los establecimientos de ortopedia y farmacia, a través del acuerdo con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos y la Asociación Valenciana de Empresarios de Ortopedia.

Por otro lado, las farmacias y establecimientos de ortopedia identificarán con sus equipos informáticos a los beneficiarios con la simple lectura de la receta. Así, ellos no tendrán que realizar ningún trámite adicional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here