Foto: Wimbledon

Ayer fue Serena Williams la que logró imponerse a Garbiñe Muguruza para proclamarse vencedora en la final femenina de Wimbledon, y hoy ha sido el serbio Novak Djokovic quien ha revalidado el título tras batir en un emocionante partido a Roger Federer por segundo año consecutivo.

Ambos tenistas han aprovechado su mejor arma, la experiencia, para alcanzar el triunfo y conseguir así un nuevo éxito en un Gran Slam y 2,6 millones de euros más en sus cuentas bancarias, ya de por sí multimillonarias.

En el caso de Novak, el número uno del mundo ha conseguido su tercer Wimbledon, tras ganarlo ya en 2011 y 2014. El resultado ha sido: 7-6 (7-1), 6-7 (10-12), 6-4 y 6-3 en 2 horas y 55 minutos.

Aún en los momentos de mayor tensión, Djokovic, de 28 años, logró el temple necesario, mientras que Federer llegó a agobiarse en varios instantes del encuentro y, poco a poco, el serbio fue ganándole terreno al suizo.

Así fue la final femenina

La final femenina del sábado, no fue menos emocionante. En ella, Serena Williams se impuso a la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza por 6-4 y 6-4, un partido corto que no duró más de una hora y 22 minutos.

Con este ya son seis títulos de Wimbledon ganados por la norteamericana, y 21 de Gran Slam a lo largo de toda su carrera, lo que la coloca a solo uno de los 22 de Steffi Graf. A sus 33 años, Serena sigue siendo imbatible en este terreno.

Sin embargo, inició algo descolocada, y la española mandó en los primeros 30 minutos de partido. Pero el sueño terminó pronto, pues tras superar los nervios, Williams se impuso a la prometedora novata y terminó con un total de 12 “aces”, 29 golpes ganadores y solo 15 errores.

Garbine, por su parte, hizo 3 “aces” y dos dobles faltas, 10 puntos ganadores y 9 errores. Pese a no haberlo logrado, la joven de 21 años entrará en el top – 10 del ranking ATP y tiene todo un futuro por delante, siendo esta su primera experiencia en una final de Gran Slam.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here