Nuevamente Novak Djokovic volvió a conquistar el Abierto de Australia, esta vez en tres sets (6-1, 7-5 y 7-6 / 7-3) ante Andy Murray.

Se trata de su primer Gran Slam del 2016 y su sexta victoria en Melbourne Park. En total, acumula 11 títulos y se sitúa a solo dos del récord que ostenta Roger Federer, con 17.

“Nole” jugó con seguridad y mostrando un buen estado de forma, afianzando de esta manera su liderato en un torneo que ya ganó en 2008, 2011, 2012, 2013 y 2015.

Murray batalló hasta el final

El escocés trató de igualar su rendimiento en el primer parcial, pero desde el inicio Novak mantuvo la ventaja.

Aunque en el segundo parcial mostró un poco más de dificultad, Murray no logró vencer la presión y no pudo terminar de imponerse.

Ya en el tercer parcial, Murray siguió batallando por el título, pero Djokovik no cedió y finalmente logró sentenciar el partido durante el tie-break.

Desde 2011, el serbio ha disputado 40 partidos en estas canchas, con una única derrota en los cuatros de final de 2014 ante Wawrinka.

En los últimos meses, también ha sido campeón del US Open, Pekín, los Masters 1000 de Shanghai y París, el Masters de Londres, además de Doha y el Abierto de Australia.

“Eres un campeón y un amigo. Estoy seguro de que tendrás más oportunidades de luchar por este trofeo”, le dijo “Nole” a su adversario durante la ceremonia de premiación.

Murray se mostró muy emocionado y agradeció a su mujer por el apoyo recibido en las últimas semanas. El escocés está a punto de convertirse en padre por primera vez.

Kerner logra su primer gran título

Aunque en la final femenina Serena Williams partía como clara favorita al título, finalmente Angelique Kerber logró sorprender a todos al coronarse campeona del Open, el primer Gran Slam de su palmarés.

https://www.youtube.com/watch?v=Eet8iaptYts

Lo hizo con un resultado de 6-4, 3-6 y 6,4 en la Rod Laver Arena. La alemana empezó anotándose el primer set ante la número 1 mundial y consiguió romper el saque de la estadounidense en varias ocasiones.

Serena sufrió la presión, y el público se dio cuenta, pero logró nivelar el marcador hasta el inicio del tercer set, cuando Kerber volvió a sacar fuerzas y se adelantó 5-2.

Finalmente, Kerber, a sus 28 años, consiguió contra todo pronóstico derrotar a su rival, quien a lo largo de su carrera ha cedido en muy pocas finales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here