Fuente: Facebook (Miguel Ruíz - F.C. Barcelona)

Segunda victoria en Liga del F.C. Barcelona ante un correoso y muy defensivo Málaga que le puso las cosas difíciles al conjunto culé. Del partido se puede destacar la reaparición de Neymar como titular, después de haberse recuperado de unas paperas, el duelo de Messi contra Kameni, alguna decisión del árbitro discutible y el golazo salvador de Thomas Vermaelen.

Neymar Jr., después de perderse los últimos cuatro encuentros volvió al once inicial de Luis Enrique. Estuvo incisivo y atacante, intentando combinar con sus compañeros del tridente Suárez y Messi, pero se vieron muy desactivados por el planteamiento tan defensivo que ofreció el equipo rival.

Messi y Kameni disputaron, al igual que el año pasado, su particular duelo, con idéntico resultado. Todo lo que bombardeaba el argentino era respondido con paradones por parte del meta del conjunto malacitano.

El árbitro de la contienda, Jaime Latre, fue cuestionado por 2 acciones del partido en las que los jugadores del Barça solicitaron penalti y en las que el colegiado no señaló nada en ninguna de ellas.

La primera, en el minuto 38, cuando Neymar realizó un quiebro a Torres, que cayó dentro del área e interceptó con sus manos el balón, evitando que el brasileño quedara solo delante de Kameni.

En la segunda, al minuto 40 (dos después de la primera acción cuestionada), el árbitro no señaló la pena máxima, al derribar Angelieri a Luis Suárez cuando el delantero charrúa se disponía a disparar a puerta dentro del área.

El partido fue muy trabajado por el conjunto blaugrana, que dispuso de algunas ocasiones en la primera parte. En el minuto 25, por ejemplo, Sergi Roberto, que jugó de lateral derecho, cuajó otra estupenda actuación, tras centrar el balón que remató con la testa Mascherano, estrellando el esférico contra el larguero.

El conjunto culé seguía atacando y los minutos iban pasando. Solo se encontraban con el muro defensivo y a un Kameni que lo paraba todo, hasta el minuto 72 del partido, en el que Luis Suárez, libre de marca, recibió un balón en la banda izquierda, centró el esférico y despejó el portero del Málaga.

Ek¡l rechace llegó a Vermaelen, quién con sangre fría y tranquilo, desde el punto de penalti, reventó la pelota, quedándose esta en el fondo de las mallas. El gol del defensa central belga dio la tranquilidad al cuadro catalán.

A partir de ese momento el Barça se dedicó a controlar la posesión del balón esperando llegar al final del encuentro y consiguiendo así su segunda victoria en Liga por la mínima (0-1).

Compartir
Apasionado del cine, la tecnología y el deporte, desde hace años vengo trabajando en diferentes proyectos de posicionamiento y la monetización web. Creo que el futuro del éxito en el emprendimiento está en Internet.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here