Foto: Twitter

Aunque para muchos Francia partía como favorita, finalmente fue Portugal quien se llevó la victoria en esta Eurocopa al ganar 1-0 en Saint-Denis.

Y lo hizo prácticamente a último minuto, gracias a un gol tardío pero anhelado por los lusos, que llegó mediante un zapatazo de Éder en el tiempo añadido.

Portugal supo encarar un partido difícil, sin sucumbir a la presión de unos galos que salieron a arrasar y pese al “shock” que causó la lesión de Cristiano, en el minuto 27. 

CR7 abandonó el campo llorando, en una mezcla de dolor -por el golpe- y rabia momentánea, al no poder continuar jugando uno de los partidos más ansiados de su carrera.

Más ocasiones para Francia

Los franceses no jugaron mal y se impusieron en el medio campo durante la mayor parte del encuentro, con varias ocasiones que no terminaron en gol pese al empeño de Sissoko.

Por parte de Portugal, la única advertencia fue el centro de Nani, que el portero luso logró despejar a tiempo.

Así las cosas, se llegó a la prórroga y el dominio cambió de bando, esta vez a favor de Portugal.

Finalmente, en el minuto 109, el delantero Éder lanzó el derechazo que hizo historia, a diez minutos de que terminara el tiempo añadido.

Fue entonces que la euforia de adueñó de una parte del estadio, mientras que otra lloró por la derrota.

En total, más de 75.000 espectadores vivieron este encuentro, entre ellos los presidentes de ambas naciones: Francois Hollande y Marcelo Rebelo de Souza. 

Y entre quienes celebraron tampoco faltó Cristiano, quien pese al esguince y con la pierna vendada, alzó alto la copa y posteriormente se sumó a la fiesta junto a sus compañeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here