Foto: Víctor Carretero

Los goles en tanda de penaltis fueron decisivos para que, anoche, el Real Madrid lograra ganar la Copa de Europa en San Siro, Milan, durante la final de la UEFA Champions League 2016 que disputó contra el Atlético de Madrid.

Hasta el último momento el partido no quedó definido y es que ambos equipos lucharon para poder alzar la Undécima al cielo tras una jornada épica en la que Bale, Cristiano Ronaldo y Modric no se encontraban en su mejor estado de forma.

Los blancos tuvieron su primera oportunidad de gol en el minuto 6, recién iniciado el partido, pero Oblak logró neutralizar el remate de Benzemá y salvar a su equipo. Nueve minutos después, sin embargo, no pudo lograr el mismo resultado y el chute de Ramos puso el marcador por delante para los madridistas.

Ya en la segunda mitad, llegó la respuesta del Atlético con el empate de Carrasco a once minutos para el final. Con el 1-1 se vino la prórroga, pero ninguno de los dos equipos logró concretar nuevamente sus oportunidades de gol.

Todo se decidió, por tanto, en la tanda de penaltis, que quedó 5-3. El momento definitivo el cuarto lanzamiento del conjunto rojiblanco, cuando Juanfran falló al estrellarse su disparo en el palo y Cristiano Ronaldo sí logró acertar desde los once metros, lo que dio al Real Madrid una nueva Copa que ya celebran por todo lo alto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here