La zona del Ebro vivió uno de los peores episodios durante la Guerra Civil. Por ello, y en recuerdo de todos los adolescentes que fueron obligados a salir a las trincheras, se ha producido “Ebre, del bressol a la batalla”, una serie que saldrá dentro de muy poco a la luz. Josep Selgar (Vinaròs, 1994), ha estado detrás de las cámaras durante el día a día de este rodaje. Según él una experiencia fascinante y en esta entrevista para DeVina nos cuenta todos los detalles:

  1. ¿Por qué detrás de la cámara y no delante?

Me gusta participar en todo pero creo que soy una persona demasiado vergonzosa para estar delante de las cámaras. Desde que tenía 12 años he querido dedicarme a esto. Ya con los primeros teléfonos comenzaba a montar vídeos y siempre me ha llamado la atención todo lo relacionado con lo audiovisual. Para mí, es una forma de comunicar aquello que tienes dentro. Prefería demostrar lo mío, lo que sentía y por eso donde mejor me sentía era en esta parte de la producción.

  1. ¿A qué se debe tu participación en la tv movie “Ebre, del bressol a la batalla“?

Estoy en tercer curso de cine y televisión en Barcelona y conocí un profesor muy bueno, aficionado al cine. En el momento de hacer prácticas le comenté que me apetecía hacer algún tipo de rodaje en el que me tuviera que mover. Me llevó al de una serie documental para el canal33, que consistía en estar varios días en un teatro.

El director era Román Parrado, el mismo que el de la TV movie. Allí hice amistad con él y, a raíz de eso, me dio un trabajo de publicidad. En tres meses aprendí muchísimo. Más tarde me dijo que rodaría una película sobre la Guerra Civil e  intentaría que yo pudiese participar. Dos semanas antes de empezar me llamó por teléfono para acudir y así fue.

  1. ¿Cómo surgió la idea de rodar sobre la Guerra Civil?

Esta idea viene ya de hace tiempo, como unos 3 años. Varias productoras catalanas buscaban financiación y TV3 la concedió, pero habían convenios con la televisión andaluza y ahora TV3 ha comprado esta serie y también otra sobre los últimos días de Lluís Companys. Cualquier película o serie puede tardar muchísimo tiempo desde que se idea hasta que se hace realidad.

  1. ¿Y qué tal ha sido el contacto con los actores?

Mi función ha sido estar con los actores y la figuración, un papel muy importante. Con los actores siempre tienes un poco de miedo de que sean egocéntricos, pero en este caso no fue así en absoluto. La mayoría rondaban los 20 y 30 años y podías hablar con ellos sobre muchas cosas.

Con ellos aprendes mucho del mundo del cine y tú también puedes explicarles cosas que sabes sobre la parte más técnica u otras experiencias que hayas tenido. Este ha sido mi primer rodaje y estoy muy satisfecho, porque he podido compartir muchas cosas. Estás un mes conviviendo con ellos, que es con quien más contacto tienes al final.

  1. ¿Habéis utilizado escenarios reales para el rodaje, verdad?

Sí, excepto las dos primeras semanas por Terrassa, que no era un espacio real. En cambio, la segunda fase sí que se ha rodado en espacios reales, como la Sierra de Pandols o en Corbera d’Ebre. Cada día grabábamos  en un sitio diferente, con una jornada laboral de 11 horas. Han sido 4 semanas sin descanso.

  1. ¿Os habéis encontrado con muchos obstáculos durante este proceso?

¡Muchísimos, desde el primer día que empezamos el rodaje! Ha sido una película que se ha podido hacer con un presupuesto muy bajo para ser del tipo que es, con muchos figurantes, y un equipo de actores muy bueno.

Uno de los mayores obstáculos ha sido el clima. El primer día tuvimos que rodar bajo 40 grados durante una larga jornada, y el último granizaba. Fue bastante duro. Pero lo importante es que exista una buena comunicación entre los distintos equipos, como el de producción, decoración, etc., para poder solucionar cualquier contratiempo.

  1. ¿Qué harías para fomentar el oficio de las artes escénicas y la comunicación audiovisual?

Hay muchas formas de hacerlo. Por ejemplo, una compañera mía quiere crear una app sobre los estrenos de cine con todas las novedades y, en mi caso, el año que viene tengo previsto hacer en mi trabajo final de carrera una “web-serie”, fomentando que el director de cine es un chico joven y que esta es una manera de introducción a este mundo.

  1. ¿El mundo audiovisual tiene mucha competencia?

En esto hay mucha gente individualista, que quiere ser el mejor por sí solo, pero en realidad este es un trabajo de equipo 100% y lo más importante es tener compañerismo. Los actores son los que dan la cara pero detrás hay muchas otras personas que están en contacto las 24 horas, por eso es imprescindible llevarse bien con todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here