Tras un verano atípico, este viernes 22 de septiembre a las 22:02 hora peninsular, cambiaremos de estación y entraremos en de nuevo en el otoño. Éste tendrá una duración de 89 días y 20 horas hasta el 21 de diciembre, cuando comenzará el invierno.

Los expertos prevén que las primeras semanas de este otoño sean más calurosas y húmedas de lo habitual, con temperaturas que podrán alcanzar hasta un grado más de media en el sur y en el noreste.

Las lluvias, según la Agencia Española de Meteorología – AEMET – no serán tan copiosas como para compensar la falta de agua en el país en septiembre, tras uno de los estíos más calurosos de las últimas décadas.

Esta situación, que podría cambiar en noviembre y diciembre, afectará sobre todo a regiones como Extremadura y Andalucía. En los últimos meses del año, las precipitaciones podrían arrojar registros superiores a los habituales en la Comunidad Valenciana.

Un verano de récords

Según los registros de AEMET, éste ha sido un verano de récords, con una temperatura media de 24,7 grados, 1,5 por encima de lo habitual.

Es, de hecho, el segundo verano más tórrido desde 1965, después del de 2003, cuando la temperatura media fue de 25 grados. Las mínimas, este año, también han sido superiores a las normales.

Las temperaturas más elevadas se han producido en diversas zonas de Andalucía, Extremadura, Aragón, Castilla La Mancha, Madrid, Castilla y León.

La primera ola de calor llegó una semana antes del verano, en el mes de junio, y fue el preludio de un julio y un agosto muy cálidos, con temperaturas medias entre 0,9 y 1 grado por arriba de lo normal. La temperatura más alta se alcanzó el 13 de julio: 46,9 grados en Córdoba.

Con la llegada del mes de septiembre comenzaron las oscilaciones y, a mitad de mes, bajaron las temperaturas de forma generalizada con una temperatura por debajo de lo habitual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here