Foto: Wikipedia

Recientemente la revista Nature ha publicado un estudio en el que explica el funcionamiento de un sistema experimental contra el cáncer, el cual aprovecha la respuesta de nuestro sistema inmune para hacer frente a la enfermedad.

Expertos de varios centros alemanes, como la Universidad Johannes Gutenberb y el Hospital de la Universidad de Heidelberg, han obtenido resultados esperanzadores en ratones y en tres pacientes con melanoma avanzado.

“Este método representa un paso más hacia la consecución de una vacuna universal contra el cáncer basada en la inmunoterapia”, según ha explicado el científico Ugur Sahin, uno de los coordinadores de la investigación.

Se trata de una vacuna, administrada por vía intravenosa y compuesta por nanopartículas de ARN rodeadas por una membrana de ácidos grasos, lo que permite redireccionar la respuesta de nuestro sistema inmune a la hora de combatir un tumor.

Esta membrana protege el ARN y media su absorción en las células dendríticas y macrófagos en el bazo, los ganglios linfáticos y la médula ósea, donde el ARN se transforma en un antígeno del cáncer.

De este modo, al estimular la respuesta inmunitaria innata frente a los virus, la vacuna actúa contra las moléculas del cáncer como si se tratara de una infección viral. Además, la ventaja es que se trata de un método rápido y barato de producir.

Hasta la fecha, señalan, la vacuna ARN-LPX ha sido bien tolerada y no ha mostrado efectos adversos graves en pacientes. Los autores de este trabajo concluyen que sería aplicable a todos los tipos de cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here