Foto: Ishiguro Lab

El ingeniero Eduardo Castelló, nacido en Valencia en 1984, trabaja hoy en día en el Ishiguro Lab de la Universidad de Osaka, en Japón, un centro famoso por el realismo de sus humanoides.

Sin embargo, en sus instalaciones también se experimenta con los enjambres de microrobots, la línea de investigación de Castelló, quien señala la importancia de estos aparatos diminutos para hacernos la vida más sencilla.

“La verdadera revolución va a venir más por los pequeños robots que por los complejos humanoides”, Castelló

Según explica a la Agencia Sinc en una entrevista realizada por Enrique Sacristán,“hay problemas que un robot con forma humana no puede resolver y por eso hay otro campo que subdivide problemas complejos utilizando muchos robots, baratos y fáciles de reemplazar”.

Este mes, de hecho, la revista Swarm Intelligence, acaba de publicar la parte final de su doctorado, en el que ahonda en el diseño y la forma en la que los algoritmos del enjambre pueden simplificarse para que los robots funcionen por largo tiempo.

En este estudio, lo que se propone es un nuevo método, más sencillo que los actuales, para lograr que estos aparatos tecnológicos realicen una tarea. Este avance puede ser un paso importante en los campos de la minería, la logística o la agricultura.

Esto es lo que se llama la robótica multiagente y, en este sentido, Castelló celebra que ya haya saltado del mundo puramente académico y empiece a transferirse a la industria. Esperan, de hecho, facilitar este acceso a través de la opción de fabricar robots con impresoras 3D.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here