Foto: iStock

Un grupo de investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, y de la Universidad Nacional Chiao Tung, en Taiwan, ha inventado tapones inteligentes capaces de reconocer el posible deterioro de un producto.

Estos tapones funcionan mediante el uso de una impresora 3D. Cada uno lleva en su interior un circuito y sensores eléctricos que detectan si la leche, por ejemplo, está en mal estado cuando entra en contacto con el tapón, según ha informado el sitio web de la Universidad de California.

¿Cómo funciona exactamente?

Este invento fue equipado con un condensador y un inductor, para así formar un circuito resonante que varía a medida que incrementan las bacterias en el producto.

Además, cada problema detectado podría transmitirse de forma inalámbrica en tiempo real, es decir, serviría con una aplicación móvil para comprobar el estado de los alimentos y decidir si comprar un  producto o no.

El profesor de ingeniería mecánica y codirector del Centro Sensor e Impulsor de Berkeley, Liwei Lin, asegura que esto es una pequeña demostración de cómo funciona una impresora 3D.

Así mismo, este tipo de tecnología de impresión podría contribuir a la creación de circuitos electrónicos suficientemente baratos para ser añadidos al envasado y proveer de este modo alertas a los consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here