Aunque se conoce popularmente como Luna azul, en realidad no será su color lo que la haga especial esta noche. En realidad se verá como cualquier otra luna llena normal, pero lo diferente, en este caso, es que será la segunda en un mismo mes.

El pasado 2 de julio ya hubo una luna llena, y este viernes se espera la segunda. Esto sucede porque hay un pequeño desfase entre los meses de calendario (que tienen entre 28 y 31 días) y los lunares (que son siempre de 29,53 días).

La última vez que ocurrió este fenómeno fue en agosto de 2012 y no volverá a suceder nuevamente hasta el 31 de enero de 2018.

Sí puede haber una Luna verdaderamente azul

Aunque en esta ocasión no se verá azul, la Luna sí puede aparecer con este color después de una erupción volcánica. Así ocurrió en 1883, después del terremoto del Kakatoa en Indonesia.

Otros casos fueron los de México, el año 1983, por la erupción de El Chichón, y en 1980 en Washington, tras la erupción del Monte Santa Helena. Ello se debe a las partículas de las nubes de ceniza elevadas hasta la atmósfera después de estos sucesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here