El asteroide tiene una forma parecida a una calavera, según la NASA.

Hace 22 días, no sabíamos nada de su existencia, pero el asteroide 2015 TB145 ya estaba de camino a la Tierra, cuya máxima aproximación se producirá esta madrugada, cuando se sitúe a 486.000 kilómetros de ella. Haciendo mención a esta fecha, es que ha sido bautizado con el nombre de “La Gran Calabaza”. 

Pero este descubrimiento no ha sido meramente anecdótico y en los últimos días ha puesto a trabajar a muchos científicos a un ritmo frenético, hasta descartar la posibilidad de que su paso pudiera afectar de alguna forma a nuestro planeta.

Y es que aunque hay muchos asteroides que pasan a menudo cerca nuestro sin detectarse con anticipación, suelen ser de un tamaño relativamente pequeño, pero este no es ha sido el caso de “La Gran Calabaza”, cuyo tamaño es superior a cuatro campos de fútbol.

¿Qué más sabemos de él? Pues, en principio, poco, más allá de que viaja a unos 35 kilómetros por segundo y que fue detectado el pasado 10 de octubre por el proyecto Pan-STARRS de la NASA. Además, entra dentro de los asteroides clasificados como Near Earth Objects (NEO, en inglés) y se cree que podría tratarse de un cometa “jubilado”.

La explicación que aportan los expertos a que su llegada nos pillara “casi por sorpresa”, es su trayectoria, con una órbita muy elíptica que escapa al rastreo de los observatorios terrestres. La última vez que se acercó un objeto cósmico similar fue en 2006, con la visita del 2004 XP14.

“La Gran Calabaza” no será visible a simple vista, pero sí con buenos prismáticos o un telescopio pequeño. El próximo encuentro similar previsto con un objeto de estas características no se volverá a producir hasta 2027.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here