Foto: Flickr/Andrés Nieto Porras

El espectaculo celeste comienza. Entre la madrugada de este 12 y 13 de agosto se espera uno de los fenómenos astronómicos más esperados del verano: la lluvia de estrellas de las Perseidas, también conocidas como “las lágrimas de San Lorenzo”.

El resposable de este espectáculo es el cometa Swift-Tuttle, que cada 133 años nos visita dejando una cola de escombros en la órbita terrestre. Al atravesar la Tierra esa nube de polvo, el cielo se llena de estrellas fugaces.

Se trata de los trozos de cometa entrando en contacto con la atmósfera, a una velocidad de 59 kilómetros por segundo. Este roce provoca que los meteoritos se calienten y que se vuelvan brillantes durante un instante, como si fueran verdaderas estrellas.

Las Perseidas podrán observarse a simple vista, siempre que esté el cielo despejado y suficientemente oscuro, alejado de los centros urbanos y de la contaminación lumínica. Posteriormente, busca en dirección noroestre.

Este año es especialmente propicio para ello, y se espera que lleguen a verse hasta dos por minuto. Así lo ha dado a conocer el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), cuya estimación es que se observen entre 100 y 120 estrellas fugaces.

“No es una cifra excesivamente elevada pero, de forma individual, serán muy espectaculares, debido a su alta velocidad de entrada en la atmósfera”, astrofísico Miquel Serra-Ricart

En los días posteriores también serán visibles, aunque progresivamente su frecuencia irá disminuyendo. A lo largo de todo el año, se estima que hay más de 100 lluvias de estrellas, aunque esta es una de las más conocidas.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here