Segundos después de su lanzamiento, un cohete Falcon de la compañía SpaceX ha explotado debido a un fallo técnico. El aparato debía transportar la cápsula Dragon en su séptima misión para reabastecer a los astronautas que se encuentran en la Estación Espacial Internacional (EEI).

El despegue estaba siendo transmitido en directo desde Cabo Cañaveral, en Florida, Estados Unidos, por lo que este desenlace inesperado causó estupor estre los comentaristas e internautas de todo el mundo que siguieron la cuenta atrás vía streaming.

En su perfil oficial en Twitter, la compañía confirmó que todo se debió a una anomalía durante la maniobra de ascenso, lo que hizo que el propulsor estallara a los dos minutos y 19 segundos de estar en el aire.

Actualmente SpaceX tiene un contrato de mil 600 millones de dólares con la agencia espacial estadounidense NASA para transportar suministros y equipos hacia la Estación Espacial. En esta ocasión, llevaba más de dos toneladas y media, incluyendo una pieza mecánica que serviría como un nuevo adaptador de acoplamiento para naves.

Los astronautas aún disponen de alimentos para cuatro meses en la EEI. Sin embargo, preocupa el hecho de que se trata del segundo intento fallido después de que el abril tampoco se completara con éxito el lanzamiento de la cápsula rusa Progress.

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here