Poco antes de la salida del Sol, los cinco planetas más brillantes del Sistema Solar podrán verse alineados a simple vista en el cielo, un fenómeno que no se veía en la última década y que durará un mes (del 20 de enero al 20 de febrero de 2016). 

Por orden, el primero en salir será Júpiter, seguido por Marte, Saturno, Venus y, al final de la formación, Mercurio. De estos, Júpiter y Venus serán los más fáciles de observar, pues son los que aparecen más iluminados.

Por el contrario, Mercurio, al estar muy pegado al horizonte, es el que puede dar más complicaciones, especialmente en los primeros días de este evento astronómico. Esta alineación se repetirá el próximo 13 de agosto y luego hasta octubre del 2018.

La Luna como guía

La Luna puede servirnos de guía para la observación. Así, el 28 de enero estará al lado de Júpiter. El 1 de febrero, en fase menguante, se encontrará junto a Marte y el día siguiente aparecerá justo debajo del planeta rojo.

La mañana del 4 se encontrará muy cerca de Saturno y el 6 de Venus. Por último, el 7 se colocará debajo de Mercurio, siguiendo la elíptica formada. Esta es, según los expertos, la prueba visual de que los planetas giran alrededor del Sol en un plano similar.

Para apreciar mejor la alineación y diferenciarla del resto de estrellas, también se recomienda observar el cielo en un espacio abierto y alejado de la contaminación lumínica de ciudades o poblaciones. El mejor día, explican los astrónomos, será el 25 de enero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here