Foto: Flickr

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a 61 años y medio de prisión a un policía local de Burriana, por varios delitos de prostitución y abuso sexual a menores.

Según se estableció durante la investigación, el sentenciado forzaba a los adolescentes, de entre 14 y 16 años, quienes accedían a sus peticiones a cambio de ayuda o bajo la amenaza de entorpecer la resolución de sus asuntos con la ley.

De esta forma, utilizaba su condición de agente para contactar con las víctimas, en situación económica precaria o con un historial delictivo, a quienes en ocasiones también les ofrecía entre 20 y 50 euros a cambio de su silencio.

En la resolución explica que es así como lograba mantener relaciones íntimas con ellos, sin que las víctimas opusieran resistencia física, por temor a las consecuencias que pudieran derivarse de ello.

El Tribunal ha destacado, por otro lado, la importante diferencia de edad entre el procesado y los menores, la mayoría de ellos procedentes de familias desestructuradas y con un bajo nivel educativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here