Crédito: Google

Desde que el pasado miércoles se registrara un incendio en el centro para menores Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en San José Pinula, al sureste de Guatemala, las víctimas no han parado de incrementarse.

Los últimos reportes indican que ya son 35 el número de niñas muertas durante este suceso, que se produjo un día después de una fuga masiva de menores. La mayoría fueron capturadas de nuevo y encerradas bajo llave.

La hipótesis principal es que durante las protestas por las condiciones en las que se encontraban, unas internas prendieron fuego a los colchones. Este centro albergaba a unas 600 niñas y adolescentes, víctimas de la violencia familiar, de las drogas, abusos o niños de la calle.

Los familiares de las víctimas han denunciado que las niñas se quejaban por el mal trato psicológico y físico recibido, llegando incluso, explicaron, “a ser violadas por algunos de sus monitores o alimentadas con comida con gusanos”.

Además de las víctimas mortales, actualmente hay otras 20 menores que se debaten entre la vida y la muerte a causa de las quemaduras, ingresadas en los dos hospitales públicos de la capital.

Por este caso, aún no se ha producido ninguna detención ni destitución de ningún alto cargo del Ministerio, más allá del cese del director del Hogar, situación que está generando un gran malestar social, especialmente contra el presidente Jimmy Morales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here