Foto: Twitter/La Sexta

A seis meses del atentado terrorista en la sede de la revista satírica Charlie-Hebdo, Francia vuelve a vivir en carne propia el horror del terrorismo islamista con un nuevo ataque en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, al sur del país.

Los hechos han ocurrido a las 10.00 horas en una planta de gas de Air Products, donde un hombre de 34 años, casado y con tres hijos, ha sido arrestado como principal sospechoso de decapitar al gerente de la compañía y, posteriormente, provocar una explosión en un hangar.

Se trata de Yassin Salhi, empleado de una empresa de transporte. Además, la esposa, hermano y un segundo individuo fueron detenidos por este caso, según confirmó el fiscal François Molins en una reciente rueda de prensa.

Lo que se conoce es que la víctima, de 54 años, y Salhi iban juntos en el mismo vehículo para efectuar una entrega. Tras ser asesinado, la cabeza del difunto apareció sobre una valla de la fábrica junto a una inscripción en árabe que decía “Profesión de fe”. Este tipo de prácticas, señalan algunos expertos, son propias de la organización yihadista Estado Islámico (IS).

El capturado fue reducido por la fuerza cuando, tras lanzar una furgoneta contra bombonas de gas, los bomberos lo vieron abriendo unas botellas con acetona. Salhi estaba fichado por los servicios antiterroristas y había estado bajo vigilancia desde 2006 hasta 2008 y de 2011 a 2014 por su radicalización, si bien no le constan antecedentes penales.

El presidente francés, François Hollande, ha confirmado que se trata de un ataque de naturaleza terrorista y se ha elevado el grado de alerta al máximo en todo el país, durante tres días. Esto supondrá controles adicionales en puntos estratégicos como estaciones o instalaciones industriales.

La empresa Air Products, con una plantilla de 21.200 personas y presencia en 50 países, es la primera proveedora de helio a nivel mundial y su presidente es de origen iraní. La comunidad chií de dicha nación es el principal enemigo de EI, lo que podría tener relación con lo acaecido, según las primeras hipótesis.

Otro ataque terrorista contra hoteles en Túnez

Paralelamente a lo sucedido en Francia, otro ataque terrorista contra un complejo hotelero en Susa, Túnez, provocó la muerte a 37 personas y más de 30 heridos, la mayoría de ellos turistas de nacionalidad belga, británica, irlandesa y alemana. Entre los fallecidos habría uno de los asaltantes, que fue abatido a tiros por las fuerzas de seguridad.

Estas mismas fuentes explicaron que el hombre armado con un kalashnikov habría ingresado al recinto donde se encuentran los hoteles “Imperial Marhaba” (de la cadena española Riu) y “Muradi Palm Marinay”, abriendo fuego contra los presentes.

Cabe recordar que Túnez también sufrió un atentado yihadista en marzo, donde 24 personas perdieron la vida en el museo de El Bardo. Desde entonces, se encuetran en situación de alerta.

Kuwait, también golpeado por un atentado de IS

Por otro lado, en Kuwait un terrorista suicida detonó un cinturón de explosivos en la mezquita chií de Imam Sadiq, causando la muerte a más de 25 musulmanes. Hay más de 200 heridos y el atentado ha sido reivindicado por IS. Se trata del tercer ataque contra centros de oración chiís que se registra este mes en la región del Golfo Pérsico.

Cámaras de seguridad de la mezquita grabaron la entrada del terrorista. (Vídeo: Cristina de Rojas)

A través de un comunidado, la organización terrorista ha indicado que el kamikaze se llamaba Abu Suleiman al Muwahed.

Tras los hechos de este viernes, el gobierno español ha decidido elevar la alerta antiterrorista de media a alta, como recomendación de los servicios de seguridad, algo que no se producía desde 2004 con los atentados del 11-M en Atocha, Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here