coronavirus

El Gobierno chino ha anunciado que, hasta nuevo aviso, los ciudadanos que se encuentren en Wuhan no podrán salir; tampoco se podrá acceder a esta ciudad, que se considera que es el foco originario del coronavirus 2019-nCoV.

Esta nueva enfermedad, que se propaga por el aire y entre humanos, ya ha provocado 17 muertes y más de 500 afectados. Con esta medida, que implica también la paralización de vuelos, trenes y autobuses, se pretende frenar su avance a otros territorios, aunque ya hay casos importados en países como Tailandia, Taiwan, Japón o Estados Unidos. El uso de mascarillas en espacios públicos también es obligatorio.

Tras producirse el anuncio del cerco a Wuhan muchos residentes y visitantes han tratado de salir urgentemente de la ciudad, lo que ha formado grandes aglomeraciones en carreteras, estaciones y en el mismo aeropuerto. Esta imposición coincide, además, con la proximidad de las celebraciones del nuevo año chino, en el que se producen millones de desplazamientos.

En 2002 China también tuvo que tomar medidas excepcionales para combatir el SARS, un brote vírico que produjo más de 700 muertes y casi 8.000 infectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here