Foto: Policía de Orlando

Medio centenar de víctimas mortales es lo que ha dejado el ataque este fin de semana que se produjo en una discoteca de Orlando muy conocida entre la comunidad LGBT.

Se trata se la peor masacre en Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001. La mayoría de los fallecidos son de origen hispano, menores de 30 años.

En el momento del ataque había cerca de 200 personas celebrando una fiesta latina. Según la última información dada por las autoridades, el responsable de este hecho sería Omar Mateen.

Mateen es un seguidor del Estado Islámico que falleció también durante este suceso, en el que resultaron heridas otras 53 personas.

Además, se sabe que el agresor tenía permiso de portación de armas ya que trabajaba como agente de seguridad.

No se descarta que pueda haber otras personas implicadas, por lo que la investigación sigue su curso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here