Por séptima vez en lo que va de año, Turquía ha vuelto a ser sacudida por el terrorismo. En esta ocasión, el último balance oficial habla de 36 personas fallecidas y unos 150 heridos, algunos muy graves, por lo que la cifra de muertes podría ir en aumento en las próximas horas.

Los tres ataques suicidas se produjeron en el aeropuerto internacional de Atatürk, Estambul, y la mayoría de las víctimas son de nacionalidad turca.Tras estas acciones, cuya autoría aún no está plenamente confirmada, se cree que está el grupo del Estado Islámico. 

Según las autoridades, al menos dos agresores irrumpieron en una de las terminales del aeropuerto y abrieron fuego con Kalashnikov contra los pasajeros. Posteriormente detonaron los explosivos que llevaban adosados en sus cuerpos, al parecer junto a un control de seguridad.

Los vuelos que debían aterrizar en Estambul fueron inmediatamente desviados a otros aeropuertos y los que debían despegar fueron cancelados. En este sentido hay que tener en cuenta de que este aeropuerto es uno de los más grades de toda Europa.

 

El ataque de ayer es el más mortífero de los acaecidos en 2016, después del que ocurrió el 12 de enero, cuando un suicida del Estado Islámico mató también a 12 turistas en Sultanahmet. El 7 de junio, otras 11 personas fallecieron al estallar un coche bomba en pleno centro histórico, en esta ocasión por grupos ligados al nacionalismo kurdo.

Se ha especulado que este hecho podría ser la respuesta al anuncio de reciente reconciliación entre Turquía  e Israel, que mostraron su intención de restablecer relaciones diplomáticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here