Twitter

Un total de 13 personas fallecieron – 5 de ellas niños- y más de 100 resultaron heridas el pasado jueves 17 de agosto en las Ramblas de Barcelona, cuando una furgoneta embistió a la multitud en pleno corazón turístico de la capital catalana.

El SEM informa que muchos heridos, que fueron trasladados a 15 hospitales próximos, continuán en estado grave. Las víctimas son de más de 30 nacionalidades diferentes.

El responsable de este atropello masivo formaba parte de una cédula de 12 islamista radicales asentada en Cataluña y a bordo de una furgoneta de color blanco alquilada comentió la masacre. Tras el ataque, se dio a la fuga cerca de una estación de metro.

Horas después, durante la madrugada, otro grupo intentó repetir este antentado en Cambrils. Una mujer falleció, si bien la rápida actuación de los Mossos evitó más víctimas mortales. Cinco terroristas, que se encontraban armados y con cinturones con explosivos falsos, fueron abatidos por las fuerzas policiales.

Durante las investigaciones de los últimos días se han vinculado ambos sucesos con la explosión de Alcanar del pasado miércoles, un incidente que habría precipitado esta operación terrorista.

La hipótesis de los Mossos es que desde Alcanar los terroristas se estaban preparando para una cadena de antetados con explosivos, pero tras la explosión tuvieron que improvisar.

Los atacantes, algunos de ellos menores de edad, son simpatizantes de Estado Islámico (EI), organización que horas después reivindicó los ataques.

En estos momentos hay cuatro supuestos terroristas detenidos: uno en Alcanar, originario de Melilla, y otros tres en Ripoll, todos ellos de origen marroquí. La policía aún busca al principal responsable del atentado perpetrado el Barcelona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here