Foto: Google

La operación “Topolino” ha permitido la detención este martes de 13 personas, entre ellas la del máximo responsable de una conocida cadena de clínicas dentales: Vitaldent.

Entre los aprehendidos también se encuentra el director general de la empresa para los establecimientos abiertos en Italia y otros gestores de la compañía.

Los arrestados son sospechosos de varios delitos de tipo económico, como fraude fiscal, contra la Hacienda Pública y blanqueo de capilares, según ha indicado la Policía Nacional.

Además se ha decretado la prohibición operar sobre 124 fincas repartidas por toda España, además de 36 vehículos de alta gama y una aeronave valorada en un millón de euros.

Está previsto que se bloqueen igualmente los saldos de las personas físicas y jurídicas investigadas, los cuales están repartidos en 25 entidades financieras, y 5 millones en activos financieros.

Este operativo ha sido dirigido por las Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, en coordinación con el Juzgado de Instrucción número 2 de Majadahonda, Madrid.

A lo largo del día de hoy se han efectuado múltiples registros en las oficinas centrales de la empresa, además de en tres despachos de abogados y en los domicilios de los detenidos.

Así funcionaba esta estructura

Según las investigaciones realizadas por agentes de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), los capturados formaban parte de un grupo organizado dentro de una estructura empresarial.

Este estaba diseñado para eludir el pago de impuestos y evitar las obligaciones fiscales. Para ello, el máximo responsable de la empresa, de origen uruguayo, ingresaba sus beneficios obtenidos de las franquicias de la marca en bancos de Suiza o Luxemburgo.

Posteriormente parte de ese dinero, que obtenía supuestamente en B por parte de los franquiciados, era blanqueado en España comprando bienes inmuebles, vehículos y otros artículos de lujo.

¿Qué pasa ahora con las clínicas y sus clientes?

Actualmente Vitaldent cuenta con casi 400 clínicas repartidas por todo el territorio nacional, en las que trabajan más de 4.000 personas. En la provincia de Castellón hay cinco: una en Vinaròs, otra en Vila-real, en la Vall d´Uixó, en Burriana y en Castellón.

Estas, en principio, continúan funcionando con aparente normalidad. Pese a ello, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), han exigido seguridad e información para los clientes. Para ellos dan las siguientes recomendaciones:

  • Conserva cualquier documento que demuestre la vinculación con la clínica y los servicios acordados: presupuestos, contratos, facturas, etc.
  • Considera posponer el inicio de nuevos tratamiento o pagos hasta que se aclare la situación.
  • Las personas que tengan un préstamo vinculado, pueden cancelarlo en el caso de que dejaran de prestarle el servicio principal.
  • Cualquier irregularidad al recibir los servicios o por cierre de la clínica, puede denunciarse ante los servicios de Consumo o en comisaría.
  • Por último, se ha creado una iniciativa para dar respuesta a los afectados y coordinar posibles acciones para defender los derechos los consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here