Foto: GVA

Durante el Pleno en las Cortes Valencianas que se ha celebrando este martes, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha hablado acerca de los graves problemas de financiación por los que atraviesa la comunidad y ha pedido el apoyo de todos los grupos parlamentarios para proponer al Gobierno Central un nuevo modelo que ayude a revertir esta situación.

Puig ha iniciado su intervención explicando que “los valencianos representamos el 11% de la población española, pero las inversiones estatales no están acordes con tal porcentaje”, por lo que ha indicado que “el financiamiento que recibimos es injusto para la Comunidad Valenciana y eso hace que estemos en el abismo, porque no hay equidad”.

Para sustentar esta afirmación ha explicado que un madrileño o un catalán, reciben anualmente entre 150 y 300 euros más que un valenciano para financiar los mismos servicios, pero la Comunidad Valenciana es una de las que menos recibe, al estar un 11% por debajo de la media. La otra parte del problema, asegura, es la deuda pública, que es la más elevada de todas las comunidades autónomas.

“Si no logramos cambiar este modelo de financiamiento, el autogobierno solo será un decorado”, Puig.

La propuesta concreta que plantea se articula en tres tramos: el primero buscaría garantizar unos recursos mínimos para el estado del bienestar de todos los ciudadanos, a través de un fondo de garantía que evite caídas en periodos de recesión que pongan en peligro el sistema.

“Sería parecido al mecanismo que se tiene para las pensiones”, apuntó. Un segundo aspecto se basaría en el impulso de políticas propias de la Generalitat, mediante otro fondo de desarrollo regional. Y, por último, habló de un instrumento de reequilibrio financiero que aporte soluciones para la deuda histórica.

“no es que queramos hacernos las víctimas para que nos den más, lo que pedimos es que nos den simplemente lo que nos corresponde”, Puig

El President pidió a los diputados que se valore como una propuesta a nivel constitucional y que ha sido diseñada por expertos para que sirva para todo el país, agregando que se trata de una cuestión que no puede esperar pues hay muchos valencianos en situación precaria a los que no se les puede ayudar por falta de presupuesto.

Para finalizar lanzó dos preguntas: ¿Por qué nos pasa esto a los valencianos? y ¿por qué resultamos invisibles a España? Los parlamentarios se dedicaron a analizar ambas cuestiones, además de la petición de Puig, bajo sus puntos de vista, aunque todos se mostraron de acuerdo en la necesidad de buscar soluciones a una situación que calificaron de “insostenible”.

¿Cuál ha sido la postura de cada grupo parlamentario?

Podemos: han aceptado que la deuda de la Comunitat es “impagable” y que está creciendo mucho más rápido de lo que se puede afrontar. No obstante, han pedido que no solo se piense en Madrid para cambiarlo, sino que se tomen otras medidas como el saneamiento financiero, la reducción del gasto, la coordinación estratégica de recursos y la creación de una comisión para la auditoría de la deuda en la Comunidad Valenciana.

“La infrafinanciación no puede ser una coartada para no hacer nada, para no afrontar los retos que se nos presentan”

Ciudadanos: Criticaron que desde hace más de 20 años el PP y el PSOE utilizan este tema como arma arrojadiza, sin solucionar el problema de la financiación que, aseguran, está en Valencia y no en Madrid. Para este grupo lo que ocurre es que tenemos recursos limitados y no se calcula de forma efectiva la repartición.

“Los ánimos de los valencianos no deben caldearse contra territorios, sino contra aquellos partidos políticos mayoritarios que son los verdaderos responsables de esto. Lloran en casa cuando fuera no se actúa en consecuencia”.

Compromís: consideró que este debate es más importante que nunca y mencionaron que es una losa que llevamos a cuestas desde hace años. Para ellos existe discriminación desde el Gobierno Central, ya que “aportamos como que fuéramos ricos cuando la realidad muestra que nuestra situación es de una creciente pobreza”.

“El problema nuestro es que nuestro problema no le interesa a quienes tienen la capacidad de solucionarlo y nuestros argumentos no encuentran un receptor porque para ellos somos invisibles”

Partido Socialista: explicó que hay que analizar el pasado para construir un futuro en el presente y que es importante el hecho de que haya total coincidencia en el diagnóstico sobre la situación precaria en la que viven los valencianos. Achacaron esto a los gastos en “infraestructuras inútiles” que se hicieron en años anteriores y aseguraron que si esto no cambia “vamos hacia el colapso”. Se mencionó también que este era un combate entre comunidades, porque “nadie quiere renunciar a lo que tiene y todos quieren más”.

“Madrid ahora nos está matando, un determinado gobierno y determinadas actitudes, porque cuando arrastramos una situación como esta hay que ponerle freno”

Partido Popular: Bonig fue la parlamentaria más dura con Puig, pese a que el grupo decidió apoyar la propuesta finalmente porque “al margen de los intereses partidarios priman los generales de todos los valencianos”. Desde el PP se dijo que gobernar es tomar decisiones y “los ciudadanos esperan (de un presidente de su comunidad) algo mas que lamentos”. Dijeron estar seguros que Mariano Rajoy va a estar abierto al diálogo y que en los próximos años cambiará el modelo de financiación.

“ZApatero es quien colgó la soga política a esta comunidad. menos llorar y más trabajar. No se quejen, gobiernen y actúen”

Compartir
Periodista trotamundos. Dejé Vinaròs para formarme en Tarragona, trabajé en Londres, me curtí como periodista en Centroamérica y ahora vine de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here